Los orígenes de la arquitectura (III) | epR

Las encontramos en el lugar más inesperado: al doblar la esquina, en la plaza del barrio, o en ese descampado que creíamos desconocido para el resto del mundo. Son las arquitecturas de autor, ostentosas ofrendas a la eternidad de arquitectos estrella que resisten como obscenos recuerdos de tiempos pasados. Hoy yacen, en su mayoría, como mortecinos cetáceos varados en medio de la ciudad. Esa misma ciudad que en su día fue la razón de ser la arquitectura.

El primo Ramón
Ekaterimburgo, invierno de 2013

el primo Ramón

Nadie sabe con certeza quién es el primo Ramón.

Muchos creen que Ramón nació en algún lugar de Galicia, aunque pronto los azares de la vida le obligaron a cruzar el Atlántico. Afincado en Buenos Aires, y tras fracasar en su intento de ganarse la vida como lateral izquierdo de Ferro Carril Oeste y como bajista de Los Desconocidos de Siempre, aprendió el oficio de ilustrador en un puñado de talleres del barrio de San Telmo.

Otros opinan que tras el seudónimo se esconde Borja López Cotelo, un arquitecto que ante la pertinaz insistencia del editor jefe Veredes comenzó a publicar ilustraciones hasta que una mañana, como el malogrado Gregor Samsa, se despertó después de un sueño intranquilo convertido en un monstruoso ilustrador. Aunque esta versión no parece muy verosímil.

Tal vez por eso hay quien asegura que, en realidad, Ramón ni siquiera es una persona sino dos, tres o incluso un equipo tumultuoso y variopinto como la tripulación del Pequod.

follow me

Archivado en: el primo Ramón, nasa

Tags: , , , , , , , , , , , ,