viernes, abril 19, 2024
spot_imgspot_img
InicionasaElena Odriozola: ¿Qué trabajo necesita un hombre? | epR

Elena Odriozola: ¿Qué trabajo necesita un hombre? | epR

Elena Odriozola ¿Qué trabajo necesita un hombre epR Elena_odriozola_2016_001
Elena Odriozola | Fuente: Donostia Kultura

Suelo prestar poca atención a los premios. El tiempo, a menudo, ha dejado en evidencia sus errores, ha desnudado la incompetencia -cuando no la vileza- de sus  jurados. Sin embargo, al leer el fallo del Premio Nacional de Ilustración 2015, pensé que no todo estaba perdido: el reconocimiento había recaído en Elena Odriozola.

Elena Odriozola ¿Qué trabajo necesita un hombre epR 1
Odriozola ha sido galardonada en dos ocasiones con el Premio Euskadi (2009, 2013)

Aunque hay en la trayectoria de Odriozola un hilo conductor, éste es muy borroso. A menudo parece incluso perderse; una rareza en una industria que, en gran medida, busca autores con un lenguaje -llamémosle estilo– definido, reconocible. Pero la voluntad de experimentación es, precisamente, el gran valor de Elena Odriozola: su capacidad para empezar de cero una y otra vez, para explorar hasta perderse y, luego, regresar con historias que contar. Solo una estricta disciplina puede hacer que uno mismo se imponga la obligación de dibujar con la mano izquierda, en palabras de un célebre coterráneo de Odriozola1. Solo así se entienden obras tan heterodoxas como su Frankenstein o tan radicales como Tropecista.

Elena Odriozola ¿Qué trabajo necesita un hombre epR gr-01
Ilustración de Elena Odriozola para ‘Frankenstein o el moderno Prometeo

Sin embargo, no fue a través de obras tan singulares como conocí el trabajo de Elena Odriozola, sino gracias a un trabajo -en apariencia- naïf. Fue una mañana, deambulando por una librería de arquitectura, cuando descubrí un libro pequeño, un relato corto del que nunca había oído hablar: ¿Cuánta tierra necesita un hombre?

Llamó mi atención la portada, la edición y, cómo no, la cara del hombre que adornaba la solapa: esa mirada glacial y esteparia, esa barba ensortijada, ese gorro calado, ¡solo podía ser Tolstoi! Luego abrí el libro y me topé con unas ilustraciones dibujadas a mano, un trabajo de una enorme sensibilidad compositiva fruto de un delicado entendimiento del espacio en blanco y una equilibrada presencia de la textura y el color en las figuras.

Elena Odriozola ¿Qué trabajo necesita un hombre epR ¿Cuánta tierra necesita un hombre
Lev Tolstoi. ¿Cuánta tierra necesita un hombre?

Compré el libro y, de camino a casa, pensé que ilustrar textos debía de ser un enorme reto, pero también, quizá, un buen trabajo. Entonces, todo empezó a cambiar.

Notas
1. Confiesa Eduardo Chillida en una entrevista publicada en el número 9 de la revista Babab: ‘…Un día, tenía ya tantos dibujos en mi cuarto, que me quedé toda la noche viéndolos, me pasé toda la noche sin dormir viendo mis dibujos y de repente como a las cuatro de la mañana me dije a mi mismo: “esto no puede ser arte, es demasiado fácil”. Yo notaba que mi mano iba demasiado rápido y dejaba detrás a la cabeza y a la sensibilidad, a la emotividad y a todas las cosas que tienen que acompañar al arte. Lo único que había era una mano hábil, pero yo tenía que frenar lo peligroso de esto. Entonces, se me ocurrió dibujar con la mano izquierda, y así mi mano tendría que ir más despacio que mi cabeza y mi emotividad.’

el primo Ramón
el primo Ramónhttps://elprimoramon.com/
Nadie sabe con certeza quién es el primo Ramón. Muchos creen que Ramón nació en algún lugar de Galicia, aunque pronto los azares de la vida le obligaron a cruzar el Atlántico. Afincado en Buenos Aires, y tras fracasar en su intento de ganarse la vida como lateral izquierdo de Ferro Carril Oeste y como bajista de Los Desconocidos de Siempre, aprendió el oficio de ilustrador en un puñado de talleres del barrio de San Telmo. Otros opinan que tras el seudónimo se esconde Borja López Cotelo, un arquitecto que ante la pertinaz insistencia del editor jefe Veredes comenzó a publicar ilustraciones hasta que una mañana, como el malogrado Gregor Samsa, se despertó después de un sueño intranquilo convertido en un monstruoso ilustrador. Aunque esta versión no parece muy verosímil. Tal vez por eso hay quien asegura que, en realidad, Ramón ni siquiera es una persona sino dos, tres o incluso un equipo tumultuoso y variopinto como la tripulación del Pequod.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
ARTÍCULOS DEL AUTOR
0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Espónsor

Síguenos

23,215FansMe gusta
3,829SeguidoresSeguir
1,643SeguidoresSeguir
23,702SeguidoresSeguir

Promoción

Columnistas destacados

Íñigo García Odiaga
82 Publicaciones0 COMENTARIOS
Antonio S. Río Vázquez
57 Publicaciones0 COMENTARIOS
Aldo G. Facho Dede
40 Publicaciones0 COMENTARIOS
0
Nos encantaría conocer tu opinión, por favor comenta.x
()
x