viernes, agosto 19, 2022
spot_imgspot_img
IniciofaroHagan el favor de recoger el balon del fondo de la malla...

Hagan el favor de recoger el balon del fondo de la malla | Luis Gil Pita – Cristina Nieto Peñamaría

1

Estos últimos días he recordado el patio del colegio donde nos crujíamos las piernas a la hora del recreo cuando tenía a penas unos doce años. En ese campo de juego, que debía de servir para casi todo tipo de esparcimiento, se superponían líneas que mezclaban diferentes disciplinas y deportes, futbol, balonmano, baloncesto, etc, en un entrecruzamientos de reglas y tropiezos. Sobre este enmarañado de actividades y debido a la diversidad  de intereses y de juegos, surgía en muchas ocasiones el handicap de la falta de compañeros para organizar un partido completo de fútbol,  con todas las posiciones cubiertas, situación que muchas veces se resolvía con una feliz idea: “la del portero  delantero”. El portero delantero era la herramienta que permitía jugar con un equipo casi completo al frente del tablero de juego, a cambio de un simple y evidente riesgo, vaciar de contenido uno de los lugares del campo más importantes, tu propia portería…

Esta deriva me trajo a la cabeza un artículo escrito tiempo atrás, para la revista de arquitectura Laura, en el que usaba como tendenciosa metáfora de apoyo, la idea del arquitecto visto como guardameta de fútbol. Han transcurrido desde entonces al menos diez años en los que el futbol no ha dejado de crecer como espectáculo de masas en paralelo al avance y crecimiento de la sociedad neoliberal….. Recupero de nuevo un entresacado de aquellas palabras que decían más o menos esto:

Resulta cínico o cuando menos atrevido, como construir un arco sin cimbra2, tener que apoyar estas líneas, sobre la actitud del arquitecto ante la sociedad que le acompaña, en un símil futbolístico. Elegir sin embargo la marginal  figura del portero de fútbol como elemento de comparación, creo disculpa este atrevimiento como símbolo  del nexo que la actividad  del  arquitecto  podría haber tenido en el proyecto social y urbano-arquitectónico por extensión la ciudad. Ciudad, espacio social  como campo de juego en el que tensionar estrategias de actuación para la vida en común, en la que el arquitecto como el guardameta se convierte en profesional bisagra y equilibrador social tal como  Alvar Aalto  pensaba  en «la  pretensión  de  convertir  el  gremio  mundial  de  arquitectos  en  un  elemento  amortiguador  entre los partidos políticos  y  los  intereses  mercantiles  de  la  economía” 3.

Arquitecto, hombre de frontera, que como el portero pertenece a un  lugar  de  contacto  entre  dos  legiones  distintas,  por un  lado  la  de  los  jugadores  en la  que  se distinguen  posiciones  amigas o  enemigas  y  por otro el público, que observa, exige  y eleva a presión explícita sus deseos. Porque el guardameta, de todos los jugadores, es al margen de su trabajo directo y obvio también el hombre encargado de sufrir o calmar los exaltados ánimos de los fondos del campo, el más cercano por la limitación de sus movimientos y por proximidad al aliento de los que miran… y también el individuo que más escucha…al salir de la demarcación del campo a recoger balones perdidos y ser el objetivo más próximo y retratado de los medios de información gráficos que le acompañan en su situación liminar.

Como hombres de periferia, su energía es la de los que habitan en el límite, aquel espacio común a los  creadores,  a  los pensadores  y  a los investigadores. Son, deberían ser, en parte, como  los Ulises que Francisco Jarauta nos explica, individuos que parten, en el sentido intelectual,  para hacerse  preguntas  y  que  deben ir  más  allá  de  las  evidencias  consagradas  y  protectoras,  convirtiéndose  así  en  hombres de frontera4. Pero al mismo tiempo, desde un punto de vista físico, son también Penélopes ancladas a un espacio propio y restringido en el que tienen cierto privilegio y predominio, siempre a la espera del eterno retorno de la jugada en la que se proyectan. Jugadores sometidos a unas reglas específicas que les diferencian del resto de compañeros y que paradójicamente naciendo de la excepción y el aislamiento tienen por vocación lo colectivo. Una  visión cuyo proyecto mental  sólo puede ser lanzado a través de los demás.

Su perspectiva es la del punto  origen  de la jugada,  un lugar  mental para el  inicio de  la  colaboración  del  equipo,  donde es posible  determinar la rapidez o ralentización del juego y la necesidad del ataque. Posición  comprometida, donde se siente en la nuca el  aliento de la sociedad que observa lo realizable, que es punto fundamental para encauzar lo posible y para frenar lo a veces casi inevitable, demostrándose responsable ante todos, los de dentro y los de fuera, donde el trabajo bien hecho puede ser agradecido pero casi nunca  festejado, y su mejor labor debe ser  la de pasar desapercibido.

Un  guardameta es como un arquitecto y viceversa como dice Carles Martí: un hombre-arquitecto  que  debe  emplear  sus  facultades  mentales  a  modo  de  puente  entre la observación,  el  estudio  de  la  tradición  y  su  corpus  teórico, teniendo  un  papel  fundamental  la  atención  a  la  sociedad a  la  que se  sirve 5, pues ambos, portero y arquitecto, proyectan su mirada, en  busca  de  una  meta,  un horizonte futurible que  mantenga  la  tensión  de  su  actividad, sufriendo la presión en primera persona cuando la jugada nace de su cabeza, pero especialmente cuando ésta se aproxima en sentido contrario desde el exterior, para resolver problemas, como responsables últimos. Un común horizonte visual de trabajo que puede parecer muchas veces lejano e  inalcanzable, para poco después tener que acortarse y sufrir en primera línea la crisis del combate. Mirada que debe retraerse o ampliarse rápidamente en un proceso repetido y continuo, de ida y vuelta, que  genera  una  insatisfacción  por  lo  inabarcable  del  viaje del  conocimiento a  través  de  un  límite que se  mueve  y  transforma cuando  menos  al  mismo  ritmo  que el de  su  perseguidor. Debido a esa idiosincrasia esa forma de observar no  puede dejar entonces de buscar  nuevos lenguajes que  definan y aclaren  lo indeterminado, adaptándose  continuamente, virando la cabeza a un lado y otro de su espacio  natural  de  trabajo, para  conseguir  perspectiva  sobre  los tiempos que analiza. El guardameta debe vivir una vigilia constante dentro de una contemporaneidad en la que se tienen que desarrollar unas intuiciones espacio-temporales, rápidas e inmediatas, pero con claridad y frialdad de planteamientos prestos a resolver cuestiones cruciales de los estados críticos que siempre se le proponen.

El portero no sólo es la figura que se siente excepcional por poder usar herramientas sensoriales como el sentido del tacto de sus manos con el balón, frente a sus compañeros de viaje, sino que  además el portero, como antes hacía el arquitecto, no sólo ve y se fía de la mirada, fundamental e inherente a su trabajo, sino que está en constante bronca, grito y acusación a los suyos propios. Diálogo y escucha, no enfrentados  sino coordinados  con  lo que la vista y el ojo puedan  aportar. Argumentando y moviendo con la voz, diálogo continuo a su alrededor, sobre los suyos para organizar lo futurible, con la sociedad que le acompaña para calmar los ánimos y casi siempre consigo mismo, en un obligado diálogo interior que se sufre en ausencia de los demás, comprendiendo en soledad.

 Hoy en tiempos que a muchos les parecen de derrota, no cabe sino asumir, y avanzamos en la metáfora, que la figura del portero delantero, el  arquitecto que no sabe el lugar que debe de ocupar dentro del campo de la sociedad a que sirve, que esa posición y movimiento artificial es incompatible con las reglas del juego. Estar donde no corresponde buscando una gloria que no es natural a su vocación, a su genética, no trae sino derrota. Así que deberemos de ir al fondo de la malla y recoger el testigo de esa ruina para comenzar una vez más la jugada sabiendo que nuestras limitaciones también son, eran o pueden volver a ser nuestra riqueza. Sabiendo que el único posible gol del portero, su única vanidad ha de ser la del no gol….

Luis Gil+Cristina Nieto
santiago de compostela. mayo de 2012

notas:
1 Imagen de Andreas Gebert, tomada para la agencia EFE, el país 18/04/2012
2 Martí Aris, Carles “La cimbra y el  arco” en  Circo Nº 93 Edt Moreno Mansilla, Luis Rojo y Emilio Tuñón Madrid 2001.
3 Schidt, Göran. Alvar Aalto de  palabra  y  por  escrito. Pag. 12  Edt. El Croquis,  El Escorial 2000.
4 Jarauta Francisco. «Qué  pasó  con  Ulises» en Mundialización y Conflictos  civilizatorios. Foro de  los  Noventa. Edt. Francisco Jarauta. Murcia 1998.
5 Martí Aris, Carles.  Las  Variaciones  de  la  Identidad. Ediciones del Serbal. Barcelona 1993.

Luis Gil Pita
Luis Gil Pitahttps://gilpitanietopenamariaarquitectos.com/
Arquitecto por la ETSA en 1997, desde ese año colabora en el estudio de Manuel Gallego Jorreto hasta 1999. Becado de investigación en Holanda en 2000-1, con un estudio sobre lo fronterizo y liminar en arquitectura, por la Diputación de A Coruña, fue posteriormente Profesor invitado en el área de proyectos de la Facultad de Arquitectura de Guimaráes, Universidade do Minho, del 2001 hasta el 2007. Desde el inicio de su carrera ha publicado asiduamente artículos y ha participado como editor en diferentes publicaciones alrededor de la arquitectura.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
ARTÍCULOS DEL AUTOR

2 COMENTARIOS

0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificarme
guest
2 Comments
Los más recientes
Los más viejos Los más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Espónsor

jung

arquitasa

logo_verea

Síguenos

21,938FansMe gusta
3,112SeguidoresSeguir
1,220SeguidoresSeguir
21,700SeguidoresSeguir

Promoción

jung

banner_asemas

ondulite

verea

COLUMNISTAS/AUTORES (lista parcial)

78 Publicaciones0 COMENTARIOS
50 Publicaciones0 COMENTARIOS
2
0
Nos encantaría conocer tu opinión, por favor comenta.x
()
x