El jardín de las contemplaciones | Íñigo García Odiaga

Serpentine Gallery Pavilion | Peter Zumthor

La arquitectura de los pabellones, de las pequeñas instalaciones suele producir resultados muy extremos, o generan proyectos de incalculable valor sobre los que se debatirá durante años o por el contrario presentan estrepitosos fracasos.

Lo efímero de estas construcciones, su valor simbólico y la falta de usos específicos a albergar, aportan a los arquitectos un marco nuevo, en el que la reflexión y las ideas no encuentran los límites del ejercicio diario de la profesión y se acercan más que nunca a la propuesta artística.

La Serpentine Gallery es una galería londinense dedicada al arte contemporáneo, que todos los años desde el 2000 encarga a un arquitecto de prestigio la construcción de un pequeño pabellón en el jardín de la institución. Esta construcción destinada a proporcionar un área de estancia a los visitantes del centro durante los meses de verano, es de carácter efímero y se desmonta con la llegada del invierno. La directora de la galería Julia Peyton-Jones ha convertido esta cita anual en un espacio internacional para la experimentación arquitectónica y tras una década de pabellones realizados por algunos de los arquitectos más importantes del mundo la repercusión de estas obras genera grandes debates.

Serpentine Gallery Pavilion | Peter Zumthor

El arquitecto nacido en Basilea Peter Zumthor, galardonado con el prestigioso premio Pritzker en 2009, será el encargado de coger el testigo de Jean Nouvel, Sanaa, Rem Koolhaas o Frank Gehry entre otros.

Para el arquitecto suizo será el primer edificio construido por su oficina en el Reino Unido e incluirá un jardín creado especialmente por el influyente diseñador holandés Piet Oudolf.

La idea del pabellón de este año es la de generar un hortus conclusus contemporáneo, una sala cerrada, abierta al cielo, dedicada a la contemplación, un jardín interior dentro de los jardines de Kensington en los que se sitúa la Serpentine Gallery. El edificio actuará de escenario, será como el telón de fondo de un jardín interior de flores y luz. El hortus conclusus es la forma típica del jardín medieval, ligado sobre todo a los monasterios y conventos. Una zona verde, generalmente de pequeñas dimensiones y circundada por altos muros, donde los monjes cultivaban esencialmente plantas alimenticias y medicinales alrededor de los cuales se generaba el claustro dedicado a la meditación y la contemplación.

Serpentine Gallery Pavilion | Peter Zumthor

Los visitantes llegarán al jardín atravesando un túnel angosto y oscuro, una solución efectista para ampliar el efecto acogedor y espiritual del espacio central lleno de luz, un lugar abstraído del mundo y del ruido del tráfico y los olores de Londres.

Como el propio Zumthor ha declarado el edificio “tiene como objetivo ayudar a los visitantes a tomarse el tiempo para relajarse, observar y, a continuación, tal vez, empezar a hablar de nuevo.”

El proyecto pone de relieve el papel que los sentidos y las emociones juegan en la experiencia de la arquitectura perseguida por Peter Zumthor. Sus espacios contemplativos que evocan la dimensión espiritual del entorno físico, conectan esta obra con otras realizadas por su estudio durante estos años como los baños termales de Vals, en Suiza, o la Capilla Bruder Klaus en Mechernich, Alemania, ambas obras de referencia durante la última década.

High Line en New York, de Piet Oudolf

Piet Oudolf es la otra parte importante de esta obra, destacado diseñador de jardines y cabeza visible del movimiento Perennes, complementará el diseño del edificio de Zumthor con un jardín lleno de color y profusamente plantado basado en la ideología que defiende. Oudolf utiliza la arquitectura natural de las plantas, como la expresividad de las gramíneas y de las herbáceas perennes, o incluso malas hierbas para crear jardines que evolucionan en forma y color a lo largo de la vida de las plantas. Sus planteamientos reflejados en obras como el High Line neoyorkino, la reconversión peatonal de una antigua línea de metro elevada en la ciudad de los rascacielos, han colocado esta suerte de jardines de evolución natural como la nueva vía para relacionar arquitectura y naturalezas construidas.

High Line en New York, de Piet Oudolf

Peter Zumthor que dado lo ascético, riguroso y contenido de su arquitectura ha defendido incluso en sus escritos la creación de nuevas atmósferas para la vida, recreará gracias a Piet Oudolf un espacio intenso, esencial y memorable.

En definitiva un jardín monacal para aquel que en múltiples ocasiones ha sido calificado como un monje de la arquitectura, una nueva cita a añadir al recorrido por Londres durante este verano.

íñigo garcía odiaga. arquitecto
san sebastián. junio 2011

Artículo publicado en ZAZPIKA 05/06/2o11

Doctor Arquitecto y profesor asociado de Proyectos Arquitectónicos, ETSASS. Editor de NOMU. 1/5 del estudio de arquitectura VAUMM. Vivo en Donosti.

follow me

Archivado en: artículos, Íñigo García Odiaga

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,