Miguel Angel Aguiló · slowkind | Productora de contenidos digitales y editoriales

En nuestro recorrido por Cataluña, hemos tenido la oportunidad de entrevistar a los componentes de slowkind, una productora de contenidos digitales y editoriales, conformada por un grupo multidisciplinar profesionales a cuyo frente se sitúan Olivia Ricard (diseñadora) y Miguel Angel Aguiló (arquitecto).

Como en cualquier empresa además de los roles habituales, Olivia Ricard y Miguel Angel Aguiló se encargan de las áreas de dirección creativa y consultor de comunicación, respectivamente.

En un momento actual donde la comunicación visual está muy presente y adquiere más peso, la producción de contenidos tanto digitales como editoriales requiere de un cuidado y dedicaci´n adecuada, ya que las nuevas formas de comunicar requieren nuevos medios y sistemas. En este caso slowkind, está especializada y centrada en el sector de la arquitectura, el diseño, la creatividad.

“Nuestro approach es la personalización, la creatividad y el storytelling. Creamos historias para inspirar, motivar y compartir.”

Sin más preámbulos os dejamos con la entrevista que hemos tenido la oportunidad de realizarles.

Olivia Ricard y Miguel Angel Aguilo · slowkind | Productora de contenidos digitales y editoriales

¿Cómo se definiría Olivia Ricard y Miguel Angel Aguiló?

Somos dos creativos (diseñadora gráfica y arquitecto), que buscan ayudar a empresas y estudios vinculadas con la arquitectura, el interiorismo, el diseño… y la creatividad en general, a comunicar de manera eficaz a su público objetivo. Haciendo especial hincapié en la calidad del contenido que generamos y compartimos que van desde una fotografía o un video, hasta un evento.

¿Cómo, cuándo y por qué surgió slowkind?

Slowkind lo funda Olivia con la voluntad de poner el foco en aquellas historias que vale la pena detenerse a mirar de cerca… lugares, personas, estilos de vida que merecen nuestra admiración porque transmiten los valores de lo auténtico, de lo simple y atemporal.

Yo entro a formar parte como socio de slowkind hace unos dos años. Después de habernos conocido en la Junta del FAD y de colaborar en diferentes proyectos.

¿Os encontrasteis con muchas dificultades para ponerlo en marcha?¿Cuáles fueron las más problemáticas? ¿Cuál fue (o es o será) el momento más crítico?

Nuestro nacimiento fue bastante natural y nos hemos ido adaptando a las necesidades de nuestros clientes. Momentos difíciles hay muchos, pero lo importante es saber como sobreponerse a ellos y re-inventarse constantemente. Preferimos centrarnos más en lo positivo que en lo negativo menos positivo.

¿Cuál ha sido vuestra formación y trayectoria profesional? ¿Consideráis que estudiar arquitectura ha sido importante para desarrollar vuestro trabajo actual?

En mi caso estudié arquitectura en la ETSALS-URL y antes de acabar la carrera me intereso la comunicación. Formamos una plataforma llamada “Q9” con unos amigos de la carrera, y prácticamente a la vez empecé a trabajar en una agencia de comunicación especializada en arquitectura y en un estudio de arquitectura en el que les ayudaba también con la comunicación.

Después me seguí formando y especializando en comunicación. Actualmente, a parte del trabajo que desarrollo en Slowkind, soy el responsable de comunicación de la Capell.

La arquitectura ha sido vital en mi manera de entender la comunicación. Creo que lo que más le debo a la carrera es el rigor, la manera de entenderlo todo como un proyecto y poder trabajar a diferentes escalas y, por supuesto, preguntarme constantemente el porqué de las cosas.

¿Cómo es el día a día en slowkind?

Somos un equipo pequeño lo cual tiene la ventaja de que podemos movernos rápido. Tenemos un constante contacto con nuestros clientes para identificar y cubrir las necesidades que puedan tener. Cada día es diferente, pero nuestra semana se organiza entre la gestión diaria de los contenidos de nuestros clientes en redes sociales y la creación de material y acciones adhoc para ellos (shootings, videos, eventos, etc…).

¿Cómo es el proceso de gestación, desarrollo y lanzamiento de los proyectos en slowkind?

Normalmente nos reunimos con el cliente, si es necesario varias veces, para poder entender de la mejor manera cuales son sus necesidades y a que público quiere llegar. A partir de allí extraemos un briefing y una propuesta a medida que intentamos sea lo más adaptada a las necesidades del cliente posible. Una vez el cliente aprueba las acciones que le hemos propuesto, nos ponemos en marcha. Intentamos huir de los grandes (y costosos) planes de comunicación, somos más de la filosofía de que

“el movimiento se demuestra andando”.

Collage Silvia Garcia Camps (@sgcamps) – Despacho slowkind | Productora de contenidos digitales y editoriales

¿Cómo es el proceso de captación slowkind?

La captación de cliente no es una ciencia exacta… pero digamos que intentamos estar presentes allí donde puede haber clientes a los que podamos ayudar y sobretodo se basa en una “escucha activa” constante del sector, para estar al día de lo que pasa a nuestro alrededor y ser más competitivos.

¿Establecéis sinergias con otros campos?

Absolutamente, con todos los que podemos. Diría que somos sinergia pura.

¿A qué segmento de público/cliente os dirigís ?

Nos dirigimos al publico del sector creativo: arquitectos, interioristas, diseñadores, ilustradores… y a todo aquel que le interesa la cultura y la creatividad.

¿Cómo y para qué utilizas las “nuevas tecnologías”? ¿La “red” ha facilitado vuestra labor? ¿En qué sentido?

Creemos que el online es vital para nuestra labor y estamos al día de todo lo que va saliendo para ver que nos interesa incorporar. Aunque somos unos férreos defensores del offline. Por ponerte un ejemplo, durante la pandemia hemos visto como se han multiplicado los webinars, instagram live, etc… No creemos que los eventos offline vayan a desaparecer sino que vamos a acabar en un sistema mixto, y ahora mismo estamos trabajando en varios formatos que mezclen lo mejor de ambos mundos para multiplicar la viralidad de los contenidos que se puedan generar.

Collage Silvia Garcia Camps (@sgcamps) – Despacho slowkind | Productora de contenidos digitales y editoriales

La arquitectura, tiene abiertos muchos frentes de batalla (LSP, Bolonia, paro, precariedad laboral, COAs, ETSAs, emigración, comunicación, etc), ¿no serán demasiados para la polarización existente dentro de la misma?

Hablaré de lo que más sé y es de la comunicación. Creo que la arquitectura debe ponerse al servicio de la sociedad, los arquitectos hemos vivido mucho tiempo por encima de ella y muestra de ello es la manera que tenemos de expresarnos.

Debemos abandonar las expresiones indescifrables para definir conceptos sencillos y hablar en un lenguaje inteligible para todo el mundo.

¿Cómo ves el futuro de la arquitectura? ¿Y el de la profesión?

Las crisis son oportunidades para poner en cuestión todo y encontrar nuevas formas de poder desarrollarte profesionalmente. Yo empecé a estudiar arquitectura en 2006, en 2008 empezó la crisis… y antes de que se diera por acabada ha venido el coronavirus.

Empiezo a pensar en la crisis como un estilo de vida. Muchos de mis compañeros se han reinventado y desarrollan profesiones en la que su formación de arquitecto multiplica sus capacidades. Lo he dicho antes, la capacidad de trabajar por proyectos nos convierte en unos profesionales muy útiles para las empresas.

¿Qué mejoras crees que son fundamentales y que deberían ser puestas en marcha de forma inmediata?

Para mi hay dos fundamentales. Mejorar la precariedad laboral que está enquistada en nuestra profesión, que muchos hemos sufrido durante nuestra etapa estudiantil y al salir de la carrera. Lo peor de todo es que está socialmente aceptada y se encubre bajo el título de

“el valor de la enseñanza”.

Y segundo las universidades de arquitectura tienen que ponerse las pilas y dotar de las herramientas necesarias a los estudiantes para poder desarrollar sus carreras profesionales (nociones de empresa, finanzas, comunicación, relaciones públicas…). Ni siquiera se explica cuales son las salidas profesionales que tenemos los arquitectos. El arquitecto con un estudio con su nombre es sólo una de las millones de salidas que puede tener un arquitecto, pero cuando estudias parece que es la única.

Lo que me parece más salvaje de todo esto, es que la mayoría de los que dan clases en las universidades saben perfectamente que esto es verdad, pero siguen siendo cómplices necesarios de este engaño. Entiendo que la universidad tiene que ser un oasis del conocimiento y la creatividad, pero no nos podemos permitir estar 5 años estudiando (como mínimo) lo que corresponderá al 5% del día a día de un arquitecto. Nadie quiere hablar del desierto.

Como “emprendedores” ¿qué opináis de los arquitectos que “abren y/o recuperan” nuevos campos y/o enfoques de la profesión?

Me parecen profundamente necesarios. Creo que ya he dejado claro que, en mi opinión, los arquitectos podemos ser profundamente útiles en muchos campos y para ello es necesario que haya gente que se salga del estándar y abra camino.

Para acabar, ¿qué les aconsejarías a los actuales estudiantes y futuros profesionales de arquitectura?

Les recomendaría que intenten tener una visión lo más amplía posible de lo que significa la arquitectura y que no se conformen con lo que aprenden en la universidad.

Miguel Angel Aguiló · slowkind | Productora de contenidos digitales y editoriales
Agosto 2020

Entrevista realizada por Ana Barreiro Blanco y Alberto Alonso Oro. Agradecer a Olivia, Miguel Ángel y todo su equipo de colaboradores su tiempo y predisposición con este pequeño espacio.

Alberto Alonso Oro

Arquitecto y editor en veredes, arquitectura y divulgación. Invernalia es un buen lugar. A veces escribo en Fundacion Arquia.

follow me

Archivado en: Alberto Alonso Oro, Ana Barreiro Blanco, baliza

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,