Cristina Nieto – Luis Gil · Mobiliario y restauración | proyecto UnDo ReDo

5 (100%) 1 vote[s]

Cristina Nieto y Luis Gil, arquitectos en Santiago de Compostela

Hoy nos acercamos al nº17 de la Calle Juan Castro Mosquera en A Coruña, a visitar a Cristina Nieto y Luis Gil, unos buenos amigos, para charlar sobre el proyecto UnDo ReDo, una de sus múltiples iniciativas en las que están inmersos.

Desde que estudiaban la carrera de arquitectura en la ETSA de Coruña, Cristina y Luis siempre mostraron un especial interés por el mobiliario, y en especial por la sillas. Como a todo buen apasionado, les ha llevado a coleccionarlas y para ello recorren mercadillos, anticuarios o simplemente las encuentran en las obras que realizan.

UnDo ReDo es un lugar de encuentro y reflexión sobre los muebles, muy especialmente las sillas, dentro y alrededor de la arquitectura. Encuentro, rehabilitación, interpretación y cuidado de los muebles según la filosofía de trabajo de la desaparecida artista Louise Bourgeois I do, I undo, I redo.

A esta forma de ver y entender el mobiliario se les unieron la matemática María Arizcun y el artesano con alma de artista Juan Aradas. Como consecuencia de esta unión, en agosto 2011 inauguran la tienda-taller-galería UnDo ReDo.

UnDo ReDo dispone de un selección continua de muebles que llegan a la galería, como al hospital de cosas de alguno de los personajes literarios de Paul Auster, aunque para ser reparados primeramente se estudian y se revisan críticamente para responder a las necesidades de estas pequeñas arquitecturas.

“Los muebles siempre han acompañado a la arquitectura, son la arquitectura dentro de la arquitectura, y muy en especial la mesa y la silla. Una arquitectura menor a la manera del escritorio de San Jerónimo, representado en el cuadro de Antonello de Messina, que se introduce dentro de otra previa, para volver a crear un lugar y una función menor, pero claramente definida, en el universo mayor de la arquitectura. Un fractal que juega con las escalas y con nuestro oficio para que adaptemos el trabajo y la reflexión del arquitecto desde la ciudad a la casa, a la manera de Aldo van Eyck, y aún más hacia dentro, de cara a lo doméstico.

Sillas y mesas, acento interior que reestructura un mundo más próximo a la escala del cuerpo humano, y de los usos más naturales a su ser, comer, trabajar, charlar. Los que presentamos en UnDo ReDo son producto de la labor de estudio y recogida durante años, modelos clásicos, originales, e interpretaciones de calidad acreditada. Modelos que nos han servido como reflexión previa para la creación de algunos propios en nuestras obras. Todos ellos también se han salvado, limpiado, corregido y rehabilitado con el ansia de reutilizar, de no malgastar y de seguir aprendiendo de grandes modelos que resisten estoicamente la, en muchas ocasiones, banal e innecesaria producción que la sociedad de consumo que habitamos propone.”

Con estas palabras Cristina, María, Juan y Luis muestran su pasión por estas pequeñas arquitecturas que forman parte de nuetra vida cotidiana.

Proyecto UnDo ReDo | Fotografía: Adrián Ferreiro

¿Cuál ha sido vuestra formación y trayectoria profesional previa a UnDo ReDo?

La formación de los promotores iniciales del proyecto, Cristina y Luis, es la de la arquitectura, a la que se sumaron la experiencia en gestión de empresa de María Arizcun, matemática y del trabajo de rehabilitación y de los oficios de Juan Aradas. En el caso de Cristina y mío (Luis) UnDo ReDo comenzó y sigue en paralelo a nuestro trabajo como arquitectos, como un lugar más abstracto y libre de las obligaciones y los tiempos formales de la arquitectura. Iniciamos nuestra carrera como arquitectos asistentes de Manuel Gallego antes de constituir nuestra propia oficina.

¿Qué os llevó a abriros camino en el diseño y restauración de mobiliario?

Tanto el valor de su diseño como la visión de los muebles, no como una parte de la arquitectura sino, como una especie de pequeña arquitectura dentro de la arquitectura. Unos elementos aparentemente menores, en especial los asientos, capaces de caracterizar los espacios y de ser medio de apropiación del mismo por sus habitantes para expresarlo de manera individual. Al mismo tiempo y fuera del valor intrínseco del diseño de los muebles nos interesó su rehabilitación y arreglo, como acción crítica al disparate actual de la sociedad de consumo. Una sociedad neoliberal que produce no sólo los nuevos elementos que necesita, a favor de los que estamos, sino los que no necesitan y que empobrecen ecológicamente e intelectualmente nuestro paisaje ambiental y social.

Estos dos parámetros, el mueble como arquitectura y cultura y la toma de conciencia sobre el consumo innecesario e inflacionado, son los que soportan nuestro proyecto más allá de la necesaria perspectiva económica.

Juan Aradas trabajando | Fotografía: Adrián Ferreiro

¿Os encontrasteis con muchas dificultades en su puesta en marcha?

Cualquier propuesta, ya sea económica o vital, conlleva dificultades, las hemos tenido, las tenemos. Sin embargo, son precisamente estas dificultades las que te garantizan paradójicamente la supervivencia de la propuesta. En este sentido nosotros siempre hemos afrontado cada uno de nuestros proyectos, tanto los que tienen que ver con la arquitectura como los de UnDo ReDo, con una perspectiva amateur, nos explicamos. Amateur en el sentido original de la palabra de amadores de lo que haces, no en un sentido ingenuo sino en una dirección vocacional y gusto por lo que te enamora. Así estás cargado de la mejor vacuna para soportar los embates, los pequeños y los grandes.

¿Consideráis que estudiar Arquitectura ha sido un pasaporte fundamental para haber llegado a vuestro trabajo actual?

Estudiar arquitectura es un buen entrenamiento porque te acostumbras a tropezar contigo mismo y con los demás, pero desde la vocación hacia lo que crees que debes hacer en tu vida profesional no hay nada que nos diferencie especialmente de alguien que quiere hacer un buen pan o atender bien a sus conciudadanos en un mostrador o una ventanilla. Lo importante es ser un profesional, valorar el trabajo bien hecho. Si acaso te hace más fuerte el hecho de saber que en arquitectura para llevar tus proyectos hacia delante tienes que saber conjugar todas las personas de un verbo y todos los tiempos de ese verbo para verte en el lugar de los demás y en el ahora, el antes y el después.

Estudiar Arquitectura te aporta cuando aprendes a tener una mirada holística sobre tu entorno y una actitud analítica, crítica e interpretativa para transformarlo.

Conjunto de sillas | Fotografía: Adrián Ferreiro

¿Estáis contentos con los objetivos alcanzados?

Muy contentos, porque los objetivos más allá de los económicos- absolutamente necesarios para sobrevivir- llegan a otros campos, el de las relaciones con otros proyectos, con otras personas que son clientes, del barrio y de otros países, que se enlazan y apoyan el proyecto de muy diversas maneras. Existe una grosera y contemporánea manía de valorar el trabajo únicamente por su éxito económico, cuando en la bolsa de pago se encuentran otros muchos parámetros como el tiempo demorado y profundizado, la relación manual e intelectual con los productos que ofreces y el contagio de tus ideas a los demás y viceversa.

¿Animarías a otros arquitectos a seguir vuestros pasos? ¿Qué pasos consideráis que deberían dar? ¿Cómo completar sus estudios? ¿Qué otros consejos les darías?

Animamos a cualquier arquitecto joven o mayor a hacer lo que cree que debe hacer, a buscar el hueco de lo que le gusta desarrollar, porque además es muy probable que ahí sea un muy buen competidor y la vocación, que antes citábamos, le haga resistir los tropiezos y que en poco tiempo sea autosuficiente.

Selección de sillas

¿Creéis que los arquitectos en España deberíamos seguir abriendo nuevas vías de trabajo para salir de la casilla más “tradicional” de proyectar dada la actual situación de la construcción en nuestro país?

Creemos que ese ya es de partida un falso mito, el del arquitecto proyectista de arquitectura. Los estudiantes de arquitectura y los arquitectos deberíamos saber que estudiar arquitectura es convertirse en saltador de vallas y que a lo largo de la historia reciente del s. XX gran número de arquitectos aportaron su especial cultura y formación a campos tan diversos como el cine y el mundo audiovisual en general, la política, el diseño en sus muy diversos campos y otras muchas áreas que necesitan de la praxis organizada de la arquitectura para mejorar en otros campos.

¿Qué opináis de los que se han ido a trabajar al extranjero?

Nosotros también participamos de esa búsqueda hace unos años, en Holanda, en Portugal, extraordinarias experiencias profesionales y vitales. El extranjero forma parte de las vallas con las que hemos de trabajar, tropezar y saltar, pero no son mejores ni peores obstáculos los de fuera que los que se encuentran en el extranjero interior…. es decir aquí. Lo único que nos desagrada es cuando el éxodo es obligado porque no nos mejora como sociedad.

Os dejamos con este vídeo resumen realizado por Falperra Producciones.

Cristina Nieto – Luis Gil · Mobiliario y restauración | proyecto UnDo ReDo
Marzo 2014

Entrevista realizada por Ana Barreiro Blanco y Alberto Alonso Oro. Agradecer a Cristina, María, Juan y Luis por su tiempo y ayuda con este pequeño espacio.

Alberto Alonso Oro

Arquitecto y editor en veredes, arquitectura y divulgación. Invernalia es un buen lugar. A veces escribo en Fundacion Arquia.

follow me

Archivado en: Alberto Alonso Oro, Ana Barreiro Blanco, baliza

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,