sábado, diciembre 3, 2022
HNAHNA
InicioartículosLa tierra sigue girando | Marc Chalamanch

La tierra sigue girando | Marc Chalamanch

“Esta maravillosa ciudad, de la que se cuentan tantas leyendas, era después de todo sólo de ladrillo, y cuando la hiedra creció encima y los árboles y las plantas se extendieron, y por último surgieron las aguas subterráneas, la gran metrópolis fue derrocada enseguida”.

Richard Jefferies, After London, or Wild England, 1886

Vivimos cada día más preocupados por el destino de nuestro planeta, pero seguimos apoderándonos sin límite de todo lo que nos ofrece. La inercia irremediable que conduce nuestras vidas nos lleva a consumir sin fin. Consumimos y producimos con una consciente ignorancia sobre la repercusión de cada uno de nuestros actos, mientras seguimos ruborizándonos de lo mala que es la humanidad… como si esto no fuera con nosotros. Estamos convencidos de que lo acabaremos destruyendo todo y que la vida en la Tierra desaparecerá por culpa nuestra, cuando en realidad la Tierra y la vida en sus múltiples formas nos sobrevivirá. Hemos necesitado una pandemia para comprobar nuestra fragilidad, pero cuando esta baja la guardia montamos guerras para continuar demostrando nuestra infinita estupidez. Nos creemos el centro del mundo cuando somos sólo unos recién llegados desagradecidos en un pequeño planeta del inmenso universo. El antropocentrismo no nos deja cuando ejercemos de dueños despóticos de la tierra que nos lo ha dado todo, pero tampoco cuando vamos de cínicos salvadores del planeta. Olvidamos que el planeta no nos necesita, que somos parte de él con todas sus consecuencias, pero que la vida, la muerte, la transformación constante son también parte intrínseca de este planeta que ya existía y permanecerá mucho después de que nos hayamos autodestruido.

La edad aproximada del universo desde el Big Bang se estima de 13.800 Ma (Gústafsson et al., 2017), la Tierra se formó hace unos 4.550 millones de años. Aproximadamente mil millones de años después empezó a surgir la vida en la Tierra, gracias a una atmósfera y a unas determinadas condiciones abióticas (agua, aire, temperatura, luz, pH, suelo, humedad, oxígeno y diferentes nutrientes) que favorecieron la proliferación de organismos aerobios. La formación de la capa de ozono junto al campo magnético terrestre bloqueó la radiación solar dañina, provocando un Efecto Invernadero que permitió la creación de las condiciones aptas para vida en la Tierra (Stassen, 2005). Desde su creación el planeta Tierra se encuentra en permanente evolución, pero ahora es la humanidad la que se ha convertido en uno de los mayores protagonistas de dicha transformación.

La tierra sigue girando Marc Chalamanch Chicago_Downtown_Aerial_View
Chicago, Downtown, Aerial View | Fuente: wikipedia

Los cambios geológicos son medidos en milenios, pero los volcanes son capaces de moldear el paisaje en segundos. Además de su gran fuerza destructiva, son creadores de nueva vida y de nuevos territorios. Cada día 55 t de meteoritos caen sobre la Tierra aumentando su masa. La atracción gravitatoria de la Luna sobre nuestro planeta tiene una fuerza equivalente a 6.000 reactores provocando la ralentización de su rotación y cambiando su forma ovalada, a la vez que provoca mareas oceánicas y otras mareas terrestres que modifican la superficie del planeta, elevándola y causando -incluso- terremotos. Esta fuerza gravitatoria evita que la Tierra se tambalee, estabilizándola climáticamente y haciendo posible la vida en ella.

Diariamente unos 20 volcanes en todo el mundo lanzan cada hora 3 millones de m3 de roca que incrementan la superficie terrestre. Las placas tectónicas también aumentan en 300 m2/h la corteza terrestre. Los choques de estas placas, solo en el Cinturón de Fuego del Pacífico, producen 300.000 terremotos al día que liberan una energía equivalente a la detonación de 27.000 t de TNT por hora. A parte de esto, la Tierra tiene su propia radiactividad, una radiación natural no dañina que cada 3 s genera una energía nuclear equivalente a la explosión causada por la bomba de Hiroshima (Dyas, 2019).

La tierra sigue girando Marc Chalamanch Mount Rinjani eruption in 1994, in Lombok, Indonesia
Mount Rinjani eruption in 1994, in Lombok, Indonesia | Fuente: wikipedia

Si no ocurriese la creación de nuevas superficies no se podrían contrarrestar los mortíferos efectos de la erosión provocados por el agua, el viento y el hielo que transforman sin cesar el planeta. El viento transporta cada día toneladas de polvo fertilizante desde los lagos secos del Sahara hasta las selvas amazónicas, cruzando los 9.000 km del océano Atlántico.

La congelación y descongelación de los polos norte y sur, junto con su capacidad de reflexión de la luz solar, ejercen de termostato del planeta regulando su temperatura. En invierno la velocidad de congelación de los polos llega a ser equivalente a la congelación de 130 campos de fútbol por segundo, siendo estos el motor de los movimientos del agua en los océanos, según su estado de congelación y su densidad salina. El polvo sahariano cruza el océano Atlántico, alimentando la vida marina y vegetal al llegar a tierra.

En tierra, los 200.000 glaciales que existen en el mundo, con una superficie superior a la de Francia, fluyen remodelando el territorio, a la vez que modifican y reconfiguran el paisaje creando valles, moviendo montañas. Estos glaciares se desplazan a una velocidad que puede llegar a los 50 ó 70 m al día sin que nada los pueda detener, dejando su rastro de destrucción al triturar más de 7,2 millones de sedimentos.

La tierra sigue girando Marc Chalamanch-Glacial_lakes,_Bhutan Esta imagen de la NASA muestra las partes derretidas (lagos) en las faldas del glaciar de Bután en el Himalaya.
Imagen de la NASA muestra las partes derretidas (lagos) en las faldas del glaciar de Bután en el Himalaya | Fuente: wikipedia

La erosión provocada por los ríos transporta minerales, pero también nutrientes que llegan al océano y activan el crecimiento del fitoplancton, conjunto de organismos vegetales que viven también gracias al sol y al CO2, y que son los productores de la mitad del oxígeno del planeta, aparte de ser la base de la cadena trófica en todos los océanos. En un día se crean 10.000 millones de toneladas de fitoplancton, de las que más de la mitad son devoradas por el zooplancton en el mayor movimiento migratorio diario que se produce en la Tierra.

La tierra sigue girando Marc Chalamanch Lena_River_Delta_-_Landsat_2000
Delta del río Lena | De none (Landsat) – http://visibleearth.nasa.gov/view_detail.php?id=3451Visible Earth v1 ID: 18024 Credit: Image provided by the USGS EROS Data Center Satellite Systems Branch. This image is part of the ongoing Landsat Earth as Art series. This image was acquired by Landsat 7’s Enhanced Thematic Mapper plus (ETM+) sensor on 2000-02-27 (Visualization Date: 2002-08-19).(The Lena Delta can be found on Landsat 7 WRS Path 131 Row 8/9, center: 72.21, 126.15.) | Fuente: wikipedia

Las plantas terrestres producen en su continuo crecimiento 300 millones de toneladas de materia vegetal y 400 millones de toneladas de oxígeno al día. Esto provoca el almacenamiento de un alto porcentaje de energía en las plantas, obtenida a partir de la fotosíntesis y de una posterior transmisión de dicha energía al ser ingeridas como alimento, pero que también se pueden convertir en la gran fuerza destructiva que alimenta el fuego.

La tierra sigue girando Marc Chalamanch Global_lightning_strikes
Mapa mundial que muestra la frecuencia de los rayos, en destellos por km² por año (proyección de área igual), a partir de datos combinados de 1995-2003 del Detector Óptico Transitorio y datos de 1998-2003 del Sensor de Imágenes de Rayos.
By Citynoise at English Wikipedia,

El fuego es otra fuerza de la naturaleza que ejerce de proceso inverso al de la fotosíntesis. Los incendios siempre han existido debido a los más de 4 millones de descargas eléctricas naturales que caen sobre la superficie terrestre al día, los cuales provocan la desaparición cada hora de 330 km2 de bosques. Una vez más la destrucción y la vida se unen; los incendios son vitales para muchos bosques pues al limpiar el sotobosque forman parte del ciclo de renovación del cual depende también la vida.

La tierra sigue girando Marc Chalamanch -D3-_LighningStormPanorama
Fotografía panorámica tomada durante una tormenta eléctrica en Bucarest, Rumania.
De Catalin.Fatu | Fuente: wikipedia 

Por su parte, los animales y las plantas evolucionan continuamente, la tierra y los mares cambian sin cesar, pero los hombres somos capaces de remodelar el planeta a más velocidad que la propia Tierra. El CO2 que liberamos a la atmósfera supera el de las erupciones volcánicas, y la erosión natural no llega a mover más tierra y roca de la que realizamos los hombres (Dyas, 2019).

La tierra sigue girando Marc Chalamanch Deerfire
Incendio en el parque nacional de Bitterroot (EE. UU.).
De John McColgan – taken by John McColgan, employed as a fire behavior analyst at the Forest Service, an agency of the U.S. Department of Agriculture. copied from en.wikipedia:16:40, 18 February 2005 . . El C . . 1023×632 (537588 bytes) (Higher-res)02:49, 27 January 2005 . . Kpalion | Fuente: wikipedia 

En los últimos siglos hemos alterado nuestro planeta en busca de un progreso que ha mejorado nuestra forma de vida, pero que ha dejado una profunda huella en forma de calentamiento global. Los humanos hemos modificado la tierra, los mares, el aire, los hielos, como si fueran de nuestra propiedad provocando un enorme impacto sobre el planeta. Un impacto tan grande que ha definido una nueva era histórica, una nueva era geológica, que los estadígrafos de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas han llamado Antropoceno, la edad del hombre. Una revolución geológica, esta vez de origen humano, que sobrepasa la idea de una crisis medioambiental y que pone punto final a la era del Holoceno en la que habíamos vivido desde el final del último período glacial, hace 11.700 años. El Antropoceno se viene advirtiendo con miles de estudios científicos desde hace más de 40 años, pero no ha sido hasta hace muy poco que la sociedad y los gobernantes han empezado a tomar consciencia (Fischer-Kowalski et al., 2014).

La tierra sigue girando Marc ChalamanchEnde_Gelände_2017_CHB_23_(cropped)
Excavadora gigante de ruedas de cuchara en las minas de carbón en Alemania en la mina de lingita de Rhenish.
De Ende Gelände – Ende_Gelände_2017_CHB_23 | Fuente:  wikipedia 

No obstante, existen numerosos hechos, hallazgos históricos y decisiones políticas e industriales que explican el origen de esta nueva era. Una historia de la tierra bien reciente que, si la comparamos con las 24h de un día, el hombre habría aparecido en ella en los últimos 5 segundos, y la época industrial de la que estamos hablando en las últimas 2 milésimas de segundo.

La tierra sigue girando Marc Chalamanch Tagebau_Garzweiler
Mina a cielo abierto de lignita en Garzweiler, Alemania
De © Raimond Spekking | Fuente: Wikimedia Commons

El inicio de la extracción de hulla, el carbón de la tierra, a principios del s. XIX en Inglaterra marca el inicio de la explotación de las energías fósiles productoras de CO2 que son el origen del abismo medioambiental en el que nos encontramos. A finales del s. XVIII la madera se dispara de precio por su escasez debido a la sobreexplotación de los bosques para el uso doméstico, talleres, industria de la época, etc. La deforestación se convierte en un peligro para la propia tierra considerada como una creación divina y perfecta. Se hace necesario buscar urgentemente una alternativa a unos bosques en decadencia que ya provocan inundaciones, erosiones y hasta, paradójicamente, un cambio climático. Y es en la explotación del carbón de tierra que se encuentra la que parecía una solución milagrosa para salvar los bosques, una solución aparentemente ecológica gracias a ser un recurso extraído del subsuelo y de apariencia ilimitado. Este carbón milagroso se empieza a explotar de forma masiva para conseguir abastecer de energía suficiente la industrialización y -al mismo tiempo- permitir la recuperación de los bosques sobreexplotados. La revolución industrial empezada por los ingleses gracias al carbón se hace imparable. De esto hace 200 años (Scott, 2018).

La tierra sigue girando Marc ChalamanchKernRiverFromBluff
Campo petrolífero del río Kern; vista desde Panorama Park en Bakersfield, en la cima del acantilado al otro lado del río. Este es el campo petrolero más densamente desarrollado en California, y el quinto mayor productor (a partir de 2006) en los Estados Unidos.
De Antandrus |Fuente: Wikipedia 

De revolución en revolución hemos ido encontrando nuevas formas de transformar nuestro entorno para conseguir sacarle el máximo provecho para nuestros intereses. A cada problema, desastre o posible fin de nuestro mundo, hemos encontrado soluciones milagrosas que nos han abierto nuevas puertas a lo que llamamos “progreso”. Unas puertas cada vez más pesadas y difíciles de abrir, pero que nos han salvado de nosotros mismos dejando a su paso la huella de muchos de nuestros sin sentido. Los ciclos se repiten y los aprendizajes también, al igual que los miedos y la consciencia de que esta no es la manera y de que algún día ya no quedarán más soluciones milagrosas que podamos inventar para sostener lo insostenible.

La tierra sigue girando Marc Chalamanch Katrina-new-orleans-flooding3-2005
Vista de la inundación de Nueva Orleans después del huracán Katrina. Nueva Orleans, debido a que está en un delta del río y experimenta huracanes, históricamente ha sido muy vulnerable a las inundaciones. Las lluvias extremas de Katrina y el deficiente mantenimiento de la infraestructura llevaron a una ruptura del dique que inundó grandes porciones de la ciudad.
By Commander Mark Moran, of the NOAA Aviation Weather Center, and Lt. Phil Eastman and Lt. Dave Demers, of the NOAA Aircraft Operations Center, all commissioned officers of the NOAA Corps, flew more than 100 hours surveying Katrina’s devastation. Eastman piloted NOAA’s Bell 212 Twin Huey Helicopter from August 31 to September 19. All three men took dozens of aerial photos from an altitude of several feet to 500 feet. Public Domain.

Es evidente, como hemos visto, que no podemos controlar el mundo, pero esto no nos exonera de tener una gran deuda con la Tierra, y también con las futuras generaciones. Los efectos de nuestros actos de hoy serán reconocibles en los estratos geológicos futuros, compuestos de la materia que hoy producimos y gestionamos según nuestras diferentes culturas y maneras de vivir. Esta responsabilidad tiene que empezar por el entorno próximo en el que vivimos y en nuestra forma de relacionarnos con la naturaleza, convirtiéndola en una aliada para conseguir dicho progreso y la calidad de vida que anhelamos, y no utilizándola como un mero producto del que aprovecharnos.

Nos movemos para nunca volver al mismo punto de partida. Siempre en movimiento, siempre avanzando, este es nuestro planeta Tierra. No hay un punto fijo en ningún sitio, aunque a la Humanidad le cueste asumirlo.

“El hombre selecciona solo por su propio bien: la naturaleza solo por la del ser que ella cuida”.

Charles Darwin

Bibliografía

– Dyas, M. (2019). (17) A Day In The Life of Earth. In BBC Science Documentary. BBC.
– Fischer-Kowalski, M., Krausmann, F., & Pallua, I. (2014). A sociometabolic reading of the Anthropocene: Modes of subsistence, population size and human impact on Earth. The Anthropocene Review, 1(1), 8–33. https://doi.org/10.1177/2053019613518033
– Gústafsson, L. E., Gústafsson, & E., L. (2017). Big History or the 13800 million years from the Big Bang to the Human Brain. EGUGA, 19, 6973. https://ui.adsabs.harvard.edu/abs/2017EGUGA..19.6973G/abstract
– Scott, H. C. M. (2018). Industrial Souls: Climate Change, Immorality, and Victorian Anticipations of the Good Anthropocene on JSTOR. Victorian Studies Vol. 60, No. 4, Climate Change and Victorian Studies . https://www.jstor.org/stable/10.2979/victorianstudies.60.4.04
– Stassen, C. (2005, September 10). The Age of the Earth. Http://Www.Talkorigins.Org/. http://www.talkorigins.org/faqs/faq-age-of-earth.html

Marc Chalamanch
Marc Chalamanchhttp://www.chalamanch.com/
Es co-fundador del estudio de arquitectura y urbanismo ARCHIKUBIK Arquitecto y Urbanista licenciado por la ETSA de Barcelona, Universitat Politècnica de Catalunya. Máster universitario «Sociedad de la Información y el Conocimiento» en la UOC (Universidad Abierta de Catalunya). Su investigación académica, apoyada en su experiencia profesional, va dirigida al análisis de la transformación de la ciudad con sus actores, problemáticas y retos en la Sociedad Red.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
ARTÍCULOS DEL AUTOR
5 2 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Espónsor

jung

arquitasa

logo_verea

Síguenos

21,080FansMe gusta
3,185SeguidoresSeguir
1,289SeguidoresSeguir
21,971SeguidoresSeguir

Promoción

jung

banner_asemas

ondulite

verea

COLUMNISTAS/AUTORES (lista parcial)

Foto del avatar
79 Publicaciones0 COMENTARIOS
Foto del avatar
52 Publicaciones0 COMENTARIOS
0
Nos encantaría conocer tu opinión, por favor comenta.x
()
x