El eclipse interior | Miguel Ángel Díaz Camacho

EILEEN GRAY, Lucernario de la casa “Tempe à pailla” en Castelar, al norte de Menton, Francia

Perforar el techo, horadar la estructura, socavar el jardín, encontrar finalmente las condiciones que nos propone la exterioridad y convocar a la luz: mirar con la excitación de quien descubre las estrellas por primera vez a través del ojo de la cerradura. El pequeño lucernario, a pesar de la aparente insignificancia de su abertura, habilita una pulsión vertical que conecta nuestro espacio interior con la inmensidad del afuera: una antecámara cenital en la que la luz sucede, como sucede el tiempo en el espacio situado entre las ampollas del reloj de arena.

Entre 1932 y 1934 Eileen Gray equipa cuidadosamente los huecos y lucernarios de su segunda casa, a la que bautizará comoTempe à pailla en Castelar, al norte de Menton, Francia.1 Se trata de mecanismos giratorios, engranajes accionados por manijas y manivelas que facilitan la creación interior de atmósferas diversas:

“iluminando con generosidad las piezas, pero sin perder por ello el culto mediterráneo de la sombra, de la penumbra”.2

En el caso concreto del dormitorio, el oscurecimiento se establece desde la articulación del eclipse: un mecanismo orbital permite al disco planetario interponerse entre la luz del sol y el espacio doméstico, entre el movimiento expansivo de las nubes y la dinámica introspectiva de nuestros sueños.

La imagen vigilante del lucernario como ojo de la cerradura, transforma el dispositivo de Eileen Gray en una suerte de llave, una válvula circular que nos recuerda que existen dos lados entre los que interponerse; la puerta que Alicia presagia en la madriguera del conejo; el mecanismo que se desplaza describiendo la trayectoria circular de los satélites; el instrumento que habilita el milagro de la astronomía doméstica.3

El eclipse interior.

Miguel Ángel Díaz Camacho. Doctor Arquitecto
Madrid. Octubre 2014.
Autor de Parráfos de arquitectura#arquiParrafos

Notas:

1 “Tempe à pailla” significa tiempo de siega, en clara oposición a su primera casa, que calificaría tiempo después como una tentativa: la Maison en bord de mer.
2 Carmen Espegel, “Aires Modernos. E.1027: Maison en bord de mer. Eileen Gray y Jean Badovici, 1926-1929”, Madrid, Mairea, 2010, pág. 118.
3 Se toma prestado el término del proyecto Domestic Astronomy de Philippe Rahm, Louisiana Museum of Modern Art, 2009.

Es doctor arquitecto y actual presidente de la Asociación Sostenibilidad y Arquitectura. Delegado del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) en el Consejo Europeo de Arquitectos, Architects Council of Europe (ACE). Socio fundador en MADC Arquitectos, compañía establecida en Madrid que ha recibido numerosos premios en concursos nacionales e internacionales. Investigador y profesor universitario, su filosofía de trabajo y pensamiento teórico han sido ampliamente desarrollados en publicaciones como “Párrafos de Arquitectura. Core(oh)grafías” (Ediciones Asimétricas, 2016) o “Arquitectura y Cambio Climático” (Fundación Arquia, 2018). En la actualidad desarrolla proyectos de arquitectura y urbanismo en España y Noruega.

 

follow me

Archivado en: artículos, Miguel Ángel Díaz Camacho

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,