Arrokabe Arquitectos · I+D+I | sistema 7 1/2

5.0
01

Hasta la fecha hemos visto los diversos campos en los que los arquitectos exploran nuevos planteamientos para la profesión. Uno de esos campos, uno tradicional y habitual en otras profesiones, es el referido al mundo de la investigación y desarrollo. Ámbito que en arquitectura últimamente no ha sido muy prolífico.

Este es el motivo que nos lleva hasta Santiago de Compostela para charlar con Óscar Andrés Quintela e Iván Andrés Quintela, que conforman el estudio Arrokabe arquitectos. Hoy nos presentan su proyecto, ARKB sistemas, que iniciaron hace ya algunos años, y que han desarrollado y combinado con la labor propia del día a día del estudio.

“Es una iniciativa de con la que tratamos de posicionarnos respecto a algunos retos que, desde nuestro punto de vista, se le plantean a nuestra profesión en este momento de transición, de cambio de paradigma social. Hay que tener en cuenta que la construcción en madera en nuestro país y en un momento de ciclo expansivo del sector de la edificación de nueva planta no ha pasado de ser un subproducto, una anécdota.”

Como todo proyecto se requiere de una serie de apoyos para nacer y para desarrollar el primer proyecto del sistema, sieteymedio, han contado con la colaboración de PEMADE (Plataforma de Ingeniería de la madera estructural), centro tecnológico de la USC, para la elaboración de los ensayos estructurales con modelos reales y dos empresas privadas, una para la distribución y corte del material, Maderas Besteiro, y otra para las labores de montaje, Carpintería Carreira.

Esta apuesta de futuro de este grupo de profesionales ha conseguido formalizar un producto, convencidos de que en los próximos años estaremos obligados, como sociedad, a construir de forma más inteligente y eficiente, a construir más y mejor en madera. Este es el primer paso para fijar las condiciones de su comercialización con los diferentes actores implicados.

Os dejamos con la entrevista que realizamos en su estudio en la Rúa San Pedro, de Santiago de Compostela.

Arrokabe arquitectos, está formado por Óscar Andrés Quintela e Iván Andrés Quintela | Fotografía: Arrokabe Arquitectos

Explicadnos, ¿cómo y por qué surge el “Sistema 7 1/2”?

Surge como una apuesta profesional en un periodo de pocos encargos dentro del estudio. Hay un momento en el que pensamos que si no podemos ofrecer los servicios para los que estamos capacitados porque hay poca demanda, además de ampliar la oferta, habrá que intentar ofertar también productos. Nos decidimos por la construcción prefabricada en madera porque consideramos que es un ámbito en el que acabará habiendo una demanda siempre que el producto ofertado sea de calidad, porque la realidad es que, a día de hoy, la falta de un uso generalizado de la madera en nuestro país como material de construcción ha hecho que el mercado de la prefabricación en madera esté en general asociado a edificaciones auxiliares, efímeras u ocasionales o a la vivienda cuyo único reclamo es el precio.

En concreto, con este primer sistema buscábamos una alternativa eficiente para la construcción modulada en madera de edificaciones de planta baja, con un ancho libre importante para una escala intermedia (en torno a los siete y medio metros). Pretendíamos que no precisara elementos intermedios para garantizar su estabilidad, liberando la planta, facilitando el montaje, y que fuese el diseño de los diferentes elementos que conforman la estructura y los cerramientos exteriores el que  garantizara la durabilidad del material.

¿Teníais alguna experiencia previa en este campo?

El estudio cuenta con una experiencia de veinte años trabajando con madera, tanto en rehabilitación como en obra nueva. Y esta experiencia se ha completado con diveros cursos y dos másteres, uno específico de ingeniería de la madera estructural. Esto en lo que se refiere a la parte arquitectónica. Sobre lo que no teníamos experiencia era sobre todo lo que conlleva el desarrollo y la presentación de un producto listo para ser comercializado. Nos referimos a todas aquellas cuestiones relacionadas con reconocer el mercado, plantear una estrategia para llegar al cliente, establecer colaboraciones que permitan ofertarlo de una forma coherente…

¿Os encontrasteis con muchas dificultades? ¿Cuáles fueron las más problemáticas?

Por una parte están las dificultades técnicas derivadas del problema que nos planteamos resolver. Además de todas las cuestiones apuntadas anteriormente queríamos que fuese una alternativa real a otros sistemas constructivos en madera y que fuese realmente novedoso. Esto pasaba de entrada por la resolución de una estructura de una luz considerable que pudiese ser transportable fácilmente. Además buscábamos una tecnología accesible, por lo que debería poder estar conformada por pequeñas escuadrías de madera local y tableros estructurales estándar. Al mismo tiempo su configuración debía solucionar la fijación de los cerramientos posibilitando la ejecución de edificaciones de alta eficiencia energética. La imagen final deriva de toda esta serie de decisiones de diseño y cálculo que han consumido la mayor parte del tiempo de desarrollo del producto.

No obstante se puede decir que en nuestro caso las dificultades más problemáticas son aquellas derivadas de la comprensión del sieteymedio como un producto destinado a la venta. Empezando por la identificación del cliente, siguiendo por la forma de comercializarlo y finalizando con ser capaces de transmitir todo esto a las empresas que  colaboran con el proyecto. Al final hemos llegado a la conclusión de que siendo un sistema de construcción modulado, aparentemente rígido en su configuración pero suficientemente flexible para adaptarse a diferentes circunstancias, debe ofertarse de una forma abierta, tanto directamente a particulares acompañado de un proyecto específico, como a técnicos que se planteen utilizarlo en sus trabajos.

Packing del sistema 7 1/2 de ARKB Sistemas | Fotografía: Arrokabe Arquitectos

¿Estáis contentos con los objetivos alcanzados?

Por el momento es demasiado pronto, acabamos de presentar el sistema hace escasamente un mes, pero se puede decir que sí. De entrada hemos conseguido desarrollarlo llegando a construir dos modelos del pórtico a escala real, lo que ha permitido testar su montaje y verificar en laboratorio su correcto funcionamiento a nivel estructural. Por otra parte lo estamos enseñando a través de una página web y un packaging de presentación en los que se recogen imágenes que muestran algunas de las posibilidades del sistema. Para llegar hasta aquí ya hemos tenido que alcanzar la implicación directa de la empresa privada y la universidad, y todo esto ya nos hace estar razonablemente satisfechos.

¿Qué expectativas y proyectos de futuro tenéis para “Sistema 7 1/2”?

A día de hoy hemos constatado que despierta interés y estamos en vías de construir una vivienda usando el sistema, algo que entendemos serviría para mostrar sus ventajas. El hecho de que tuviese cierto recorrido nos valdría para desarrollar otros sistemas pensados para otras escalas y configuraciones. Porque, independientemente del éxito  del sieteymedio, sí que estamos convencidos del acierto del camino emprendido con ARKB Sistemas (uso madera, colaboración entre entidades privadas y públicas, innovación…).

¿Son rentables este tipo de iniciativas? ¿Os sentís bien “remunerados” por la labor que realizas?

Como comentábamos, acabamos de presentarlo, por lo que entendemos que es demasiado pronto para valorar su rentabilidad económica. En todo caso, a nosotros las colaboraciones ya nos han servido para profundizar en cuestiones técnicas muy específicas de construcción en madera, tales como uniones, durabilidad de los acabados, optimización del transporte y montaje, etc… Además creemos haber aprendido algo de diseño y presentación de producto gracias sobre todo a la ayuda de amigos,  profesionales en diferentes áreas de trabajo relacionadas con estos temas.

Módulos del sistema 7 1/2 de ARKB Sistemas | Fotografía: Arrokabe Arquitectos

¿Compagináis o complementáis esta actividad con otras labores o en otros campos?

Somos un estudio de arquitectura al uso que hemos desarrollado y colaborado con otros profesionales en trabajos de arquitectura y urbanismo a diferentes escalas, durante unos años trabajamos para la administración gestionando un área de rehabilitación y habitualmente participamos en labores de docencia en el ámbito de la rehabilitación, la regeneración urbana y la construcción en madera.

¿Crees que los arquitectos en España deberíamos seguir abriendo nuevas vías de trabajo para salir de la casilla más “tradicional” de proyectar dada la actual situación de la construcción en nuestro país?

La casilla más tradicional de “proyectar” obliga a sintetizar una respuesta a cuestiones que tienen más de una incógnita y a organizar los medios para poder llevarla a buen término, aunque sea a una escala muy pequeña. Este enfoque, que necesariamente es parte de la formación en las escuelas de arquitectura, permite pensar en abrir nuevas vías de trabajo siempre que se complemente con una cierta especialización. De todas formas hay todo un campo de actuación que tiene que ver directamente con la regeneración de nuestro hábitat, con promover entornos resilientes, que será clave en los próximos años. Entendemos que aquí habrá toda una serie de nuevos nichos de trabajo, no tan habituales ni tan obvios, en las que el arquitecto tiene que tener necesariamente un peso importante.

¿Qué opinas de los arquitectos que emprenden en nuevos campos?

Pues nos parece muy lógico y podemos decir, que en estos momentos, no queda más remedio. En todo caso la formación del arquitecto de la que hablamos proporciona cierta perspectiva relacionada con su actividad “tradicional” que puede ser muy útil a la hora de emprender nuevos campos.

¿Animaríais a otros arquitectos a seguir vuestros pasos? ¿Qué pasos consideras que deberían dar? ¿Cómo completar sus estudios? ¿Qué otros consejos les darías?

Nosotros nos llevamos once años de edad, así que salimos de la escuela en dos momentos diferentes, pero no dejamos de tener la sensación de una cierta inestabilidad, de estar constantemente adaptándonos. Fruto de esta adaptación es también esta iniciativa que tiene que ver directamente con nuestras convicciones e inquietudes y nuestra experiencia profesional. Difícilmente podemos dar consejos, únicamente animaríamos a otros a profundizar y trabajar en campos específicos que les interesen sin perder la referencia, sin dejar de ser Arquitectos.

Ensayo de sistema 7 1/2 de ARKB Sistemas | Fotografía: Arrokabe Arquitectos

¿Qué opináis de los que se han ido a trabajar al extranjero?

Queremos pensar que siempre es enriquecedor. Hubo un momento en el que la gente lo hacía en mejores condiciones y generalmente por completar su formación o adquirir nuevas experiencias más que por necesidad. Esto ha cambiado, ahora tenemos compañeros y amigos que están fuera en circunstancias y con motivaciones muy diversas. De cualquier forma tenemos que pensar que volverán de una forma u otra y a  medio plazo su experiencia será beneficiosa para todos.

¿Cómo veis el futuro de la profesión?

Pues, por todo lo que hemos comentado, sin optimismo gratuito pero con esperanza.

Testero del sistema 7 1/2 de ARKB Sistemas | Fotografía: Arrokabe Arquitectos

Arrokabe Arquitectos · I+D+I | sistema 7 1/2
Mayo 2015

Entrevista realizada por Ana Barreiro Blanco y Alberto Alonso Oro. Agradecerle a Óscar e Iván su tiempo, paciencia y su predisposición con este espacio.

Alberto Alonso Oro

Arquitecto y editor en veredes, arquitectura y divulgación. Invernalia es un buen lugar. A veces escribo en Fundacion Arquia.

follow me

Archivado en: Alberto Alonso Oro, Ana Barreiro Blanco, baliza

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,