Retratos a través de los ojos de un miope (III) | epR


El ave nocturna

Se han dicho muchas cosas de Alvar Aalto.

Que fue racionalista, que fue organicista, que luchó por la independencia de Finlandia en 1917.

Que le gustó el vino, la noche y las mujeres jóvenes.

Tal vez todas sean verdad.

Eso explicaría Viipuri, Paimio, la Mairea, Otaniemi, Säynätsalo, sus ojeras y sus dos matrimonios.

Siempre recuerdo aquella foto en la que Alvar hace un fuego en Muuratsalo, a pocos metros de la orilla helada del Päijänne. Me hace pensar que, de todos los maestros modernos, es el único con quien el gran Hemingway habría compartido mesa alguna noche.

Y entonces, al calor de un vodka carelio, dos hombres habrían intercambiado opiniones acerca de aquel suizo que decía ser francés y de aquel alemán tan estricto.

Retratos a través de los ojos de un miope epR aalto

El primo Ramón
Nantucket, primavera de 2014

el primo Ramón

Nadie sabe con certeza quién es el primo Ramón.

Muchos creen que Ramón nació en algún lugar de Galicia, aunque pronto los azares de la vida le obligaron a cruzar el Atlántico. Afincado en Buenos Aires, y tras fracasar en su intento de ganarse la vida como lateral izquierdo de Ferro Carril Oeste y como bajista de Los Desconocidos de Siempre, aprendió el oficio de ilustrador en un puñado de talleres del barrio de San Telmo.

Otros opinan que tras el seudónimo se esconde Borja López Cotelo, un arquitecto que ante la pertinaz insistencia del editor jefe Veredes comenzó a publicar ilustraciones hasta que una mañana, como el malogrado Gregor Samsa, se despertó después de un sueño intranquilo convertido en un monstruoso ilustrador. Aunque esta versión no parece muy verosímil.

Tal vez por eso hay quien asegura que, en realidad, Ramón ni siquiera es una persona sino dos, tres o incluso un equipo tumultuoso y variopinto como la tripulación del Pequod.

follow me

Archivado en: el primo Ramón, nasa

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,