Rafa Mateo | Diseño gráfico e industrial, Arquitectura y Pintura de precisión

En esta nueva entrega de la sección aprovechemos una de las virtudes que tiene la red y que gracias a la entrevista con Moisés Puente, hemos descubierto el trabajo del arquitecto y diseñador Rafa Mateo, así no hemos perdido la oportunidad de entrevista a este profesional polifacético que se mueve en el campo del diseño y de la arquitectura.

Rafa Mateo es arquitecto y diseñador. Comenzó su trayectoria profesional como delineante en Málaga, su ciudad de origen, y a principios de la década de 1990 se fue a Barcelona para continuar su formación en Diseño Industrial en la Escola Massana. Tras finalizar los estudios, entró en contacto con el mundo de la música de Barcelona (pop, rock y electrónica), y sus diseños de publicaciones, portadas de discos, carteles y flyers marcaron toda una época.

En 2000 decidió retomar su formación y empezó a estudiar en la Escuela de Arquitectura de Barcelona (ETSAB), carrera que compaginó con el ejercicio profesional como diseñador, que se fue desplazando desde el ámbito musical al de la arquitectura.

Sin más preámbulos os dejamos con la entrevista que hemos tenido la oportunidad de realizarle. Aprovechamos para darle las gracias de nuevo por su tiempo y predisposición.

Rafa Mateo y símbolo de RafamateoStudio | Fotografía: Keke García

¿Cómo se definiría Rafa Mateo?
Me identifico con aquella definición de la historia de la arquitectura del siglo XX de “diseño total” asociado a la “obra de arte total”. En mi caso, no solo porque he tenido una trayectoria muy diversa en el ámbito del diseño, sino porque entiendo que sus distintas parcelas se tocan entre sí y es más factible tener una visión lo más integrada posible de todas ellas.

Es decir, no participo tanto de la idea de especialización, hacia la que tiende la academia, aunque, con los tiempos que corren, la tendencia pueda invertirse y quizá en un futuro deba prevalecer una formación más flexible que pueda adaptarse a las circunstancias.

¿Cómo, cuándo y por qué surge RafamateoStudio?

Como tal, RafamateoStudio surge precisamente cuando hago ese trasvase de diseñador del ámbito musical al ámbito arquitectónico (hasta entonces, mi nombre profesional era Rafamateo a secas). Pero en realidad viene a ser todo lo mismo, porque básicamente siempre me he desenvuelto de forma autónoma, con pocos proyectos en los que me pueda sentir cómodo como autor.

¿Qué dificultades o problemáticas encontraste a la hora de centrarte en el “diseño”? ¿Cuál/es son/fueron las más problemáticas?

No encontré nunca problemáticas en sí, la verdad. Ejercer como diseñador apareció de forma natural en mi trayectoria, quizás porque siempre supe que debía encontrar una voz propia a la hora de ofrecer mi trabajo y tener muy claro el criterio del tipo de proyecto que debía abordar. Creo que es importante poder elegir siempre que puedas permitírtelo. En ese sentido, también se podría decir que el destino, si es que existe, ha estado a mi favor.

¿Es muy diferente el Rafa Mateo de los comienzos del actual?

En esencia, diría que no, pero el hecho de estudiar arquitectura con una edad ya madura hizo que diera un giro mental importante. Diría que la formación de arquitecto cerró el círculo que en realidad estaba buscando de un modo intuitivo. Hoy tengo una visión más amplia que me permite abordar con mayor claridad cualquier tipo de proyecto que guarde relación con el diseño y la arquitectura.

Los Ángeles. La arquitectura de cuatro ecologías, de Reyner Banham, primer libro de la colección de teoría e historia de Puente editores.
Nueva etapa de la revista 2G, publicada desde 2016 por la editorial alemana Walther König.

¿Cómo es el día a día en RafamateoStudio?

Es bastante tranquilo, desarrollo pocos encargos, pero con empeño y pasión.

¿Qué proyectos maneja habitualmente RafamateoStudio?

En la actualidad los proyectos principales son de diseño editorial en el ámbito de la arquitectura, concretamente en colaboración con Moisés Puente, tanto en la dirección de arte de la revista 2G como de Puente editores. Desde 2008, también colaboro puntualmente con la Universitat Politècnica de Catalunya (ETSAB) y la Editorial Gustavo Gili.

¿Qué referencias maneja Rafa Mateo a la hora de realizar sus diferentes proyectos?

Cuando empecé partía de referencias externas, pero en la actualidad, quizás ya por la propia experiencia, intento dotar a casi todos los proyectos de cierto carácter específico que los identifique con un lenguaje de comunicación propio, que normalmente encuentro en una especie de experimentación intuitiva que combina racionalidad y expresión a partes iguales.

¿Cómo se gesta un proyecto en RafamateoStudio?

Es necesario entender muy bien lo que el cliente pretende, lo que le inquieta y necesita. Dedicar tiempo al conocimiento del problema y ser muy empático con él, y, a partir de ahí, aportar mi punto de vista y “dar liebre por gato”, diría Alejandro de la Sota.

Diversos diseños de cubierta para la Editorial Gustavo Gili.

¿Cómo surgen los nuevo encargos”?

Normalmente no busco nuevos encargos; me los encuentro utilizando como aval mi propio trabajo. Siempre he partido de la base que tu trabajo tiene que venderse por sí solo. Nunca he creído en el marketing, que siempre he considerado una disciplina un tanto mezquina, a decir verdad.

¿Cómo y para qué utilizas las “nuevas tecnologías”? ¿La “red” ha facilitado tu labor?

En las nuevas tecnologías estamos inmersos ya desde hace tiempo, pero intento no arrodillarme ante sus dictámenes. Soy también un gran defensor de los procesos artesanales, y creo sinceramente que no deberían de desaparecer nunca. Confío muy poco en las “redes”, quizás por el exceso de ruido que producen. Si quieres producir, mejor no utilizarlas o hacerlo con moderación sin permitir que te enreden, o al menos eso es lo que intento.

¿A qué segmento de público/cliente te diriges?

Siguiendo con mi cruzada antimarketing, a quien me sepa encontrar.

Póster Enric Miralles 1955-2000 para revista DC (ETSAB)

¿Compaginas o complementas esta actividad con otras labores o en otros campos?

Sí, desde 2015 alterno mi tiempo dedicado a los trabajos de diseño con lo que he bautizado como “pintura de precisión”, un modo de pintar que no renuncia a mi formación de diseñador y arquitecto. Después de finalizar la carrera, es el modo que he encontrado de desarrollar lo que no siempre me llega de un modo profesional y diría que también es un compromiso conmigo mismo.

Hasta el momento, he disfrutado de una residencia de tres meses en California y he vendido algunas obras en una plataforma internacional.

Recientemente también he proyectado mi propia casa en la nueva ciudad donde resido, y espero poder construirla pronto.

¿Cómo ves el futuro de la arquitectura? ¿Y el de la profesión?

Lo veo en continua transformación, adaptándose y diversificándose a las nuevas demandas de la sociedad. El arquitecto tiene que seguir encargándose de hacer bien lo que siempre hizo, pero además podrá abordar otras facetas que limiten con su disciplina, y que se verá obligado conocer de forma específica. Por ejemplo, en mi ámbito profesional, algunos arquitectos –sobre todo jóvenes tras finalizar la carrera– creen que por su formación también están capacitados para ser diseñadores industriales (de muebles, por ejemplo), y creo que se equivocan.

El diseño industrial es una disciplina en sí misma, con un conocimiento específico que tiene que entenderse como una formación complementaria a la de arquitecto y que es necesario aprender. Alvar Aalto demostró conocerla bien, pero seguramente porque fue a descubrirla.

¿Qué mejoras crees que son fundamentales y que deberían ser puestas en marcha de forma inmediata?

De momento se me ocurre que la formación debe ser más flexible y permitir abordar esos otros ámbitos que la limitan. La especialidad de arquitecto, tanto en su versión especialista como en la generalista, podría abrir una tercera vertiente que abordara también el diseño en otras disciplinas.

Póster JIDA’15 (Jornadas de Innovación Docente en Arquitectura) (ETSAB)

Como “emprendedor” ¿qué opinas de los arquitectos que “abren y/o recuperan” nuevos campos y/o enfoques de la profesión?

No sé si tanto como emprendedor. Yo he hecho el recorrido de ida, me he acercado a la arquitectura desde una formación de técnico y diseñador, y entiendo que el recorrido de vuelta también puede ser posible. Es más, diría que sería interesante que la profesión se aireara, que saliera del “ensimismamiento” que a veces se percibe al acercarse a ella.

Siempre he pensado que combinar dos disciplinas aparentemente dispares te da un perfil único y específico.

¿Estás contento con la trayectoria realizada hasta ahora? ¿Qué proyectos de futuro te esperan?

Sí, estoy contento, no me puedo quejar. Tengo la formación que siempre deseé, hago un trabajo que me gusta y no me estreso, algo que no resulta tan fácil en la sociedad en la que vivimos.

Proyectos futuros: los que vengan.

Para acabar, ¿qué le aconsejarías a los actuales estudiantes y futuros profesionales de arquitectura?

Que traten de buscar aquello que de sentido a lo que hacen y que aprendan a decir no cuando sea necesario; creo que es muy saludable. Y también que hay otros mundos más allá de la arquitectura.

Rafa Mateo en su faceta de ‘pintor de precisión’.

RafamateoStudio | Diseño gráfico e industrial, Arquitectura y Pintura de precisión
Julio 2020

Entrevista realizada por Ana Barreiro Blanco y Alberto Alonso Oro. Agradecer a Rafa su tiempo y predisposición con este pequeño espacio.

Alberto Alonso Oro

Arquitecto y editor en veredes, arquitectura y divulgación. Invernalia es un buen lugar. A veces escribo en Fundacion Arquia.

follow me

Arquivado en: Alberto Alonso Oro, Ana Barreiro Blanco, baliza

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,