David García-Asenjo Llana · Difusión de arquitectura

En esta nueva entrega de la sección, y aprovechando el parón, hemos tenido la suerte de charlar con David García-Asenjo Llana, arquitecto por la ETSAM (2002) y doctor en Proyectos Arquitectónicos Avanzados por la UPM (2016), con la tesis “Estrategias de proyecto en la arquitectura sacra contemporánea española” y actualmente profesor asociado en la URJC (entre los años 2009 y 2012 fue mentor de docencia de Proyectos Arquitectónicos en la ETSAM).

Ha desarrollado su carrera profesional primero en el estudio de Fernández del Castillo Arquitectos, donde participó en múltiples proyectos relacionados con la integración de la arquitectura contemporánea y el patrimonio histórico, como la rehabilitación del Mercado Central de Valencia, la rehabilitación y ampliación del Museo de Valladolid, la rehabilitación de la sede de la CNMV en el paseo de la Castellana o el Museo de la Arquitectura en Salamanca. Posteriormente ha continuado ejerciendo la profesión de forma libre.

Por si además nos parece poco, también colabora como divulgador de arquitectura contemporánea en medios como El Español, CTXT, JotDown o Vanity Fair, y recientemente se ha incorporado al programa de radio Julia en la Onda, en la sección Territorio Comanche.

Sin más preámbulos os dejamos con la entrevista que hemos tenido la oportunidad de realizarle.

David García-Asenjo, doctor arquitecto

¿Cómo se definiría David García-Asenjo?

Creo que podría servir la bio que tengo en Twitter: Arquitecto. Hago libros de instrucciones.

Cómo, cuándo y por qué surge tu incursión en los medios?

Siempre me ha interesado la divulgación, pero más allá de la colaboración en la revista de un amigo, no había surgido ninguna oportunidad. Luego llegó la tesis y twitter, y ahí poco a poco se fue creando un grupo de gente interesada en la arquitectura. Y de la mezcla de las dos cosas vino la primera experiencia, el artículo que Álvaro Corazón Rural me propuso sobre las iglesias espeluznantes. Yo me lo tomé como una preparación para la redacción de la tesis, y creo que gustó el tono que encontré. Y al cabo del tiempo, no sé muy bien cómo, porque no me seguía y porque nunca habíamos intercambiado mensajes, me contactó Peio H. Riaño, por aquel entonces redactor jefe de Cultura en El Español, con la propuesta de escribir sobre arquitectura. El primer año fue un poco disperso, porque tenía que centrarme en terminar la tesis, y salieron pocos artículos.

Pero al año siguiente la colaboración fue más continua, empezando por un texto escrito de urgencia sobre el derribo de la casa Guzmán. Y aprendí mucho a preparar los artículos de forma rápida, fue un gran entrenamiento de escritura. Y también a través de Twitter surgió la propuesta de comentar la catedral de la Almudena en un artículo de Carlos Prieto para El Confidencial, y me llamaron del programa Esto me suena de RNE para comentarlo en la radio. Y creí que esto de la radio acababa aquí hasta que este verano recibí la llamada de Julia Otero para ser parte de la sección Territorio Comanche de su programa. Con la promoción del libro me habían entrevistado en varios programas, como Efecto Doppler, de Radio 3, incluso en Julia en la Onda, pero nunca pensé que podría terminar haciendo radio de forma continua.

Y me lo estoy pasando muy bien, y tratando de aprender lo máximo posible, porque soy consciente de que es una oportunidad única.

¿Cuáles son tus referencias en cuanto a comunicación?

Respecto a comunicación escrita sobre arquitectura, creo que lo he comentado alguna vez. Patricia Gosálvez tenía una sección en El País que se llamaba Si los edificios hablasen, donde comentaba cada semana una obra concreta. Y era capaz de interesar a un conocedor de la materia como a alguien que no estuviera al tanto y simplemente tuviera curiosidad. Después de leer a Luis Fernández Galiano o Vicente Verdú en el mismo medio, me interesaba mucho más lo que me contaba Patricia. Y ese era el tono que me gustaba para la divulgación. Luego están Anatxu Zabalbeascoa, Fredy Massad, Jaume Prat o Inmaculada E. Maluenda y Enrique Encabo, aunque creo que no estoy a ese nivel de conocimiento. Y Enrique e Inma también son un referente en radio, con su programa Planeta Beta, aunque estaba más enfocado a público especializado.

Fuera de los medios convencionales hay otros ejemplos como José Ramón Hernández, Santiago de Molina, Miguel Ángel Díaz Camacho o José María Echarte, que escriben muy bien y cada uno con su estilo enseñan lo mejor de la arquitectura.

¿Cómo enfocas la divulgación en cada uno de los medios?

Entiendo que el enfoque principal es no aburrir. O su sentido positivo, entretener. En prensa escrita tienes más margen para poder desarrollar un tema y tratar de articularlo sin perder rigor ni frescura. Algunos artículos requieren mucho tiempo para encontrar la forma en la que abordar el tema y que queden estructurados lo mejor posible, y otros están realizados más rápido, en un encargo urgente en el que la propia tensión de la entrega casi inmediata te hace encontrar los recursos para escribirlos. Pero en la radio tiene que ser mucho más directo. Y además cuentas con la desventaja de que no puedes apoyarte en imágenes. Así que hay que tratar de sintetizar para mantener la atención en el tiempo que dispones. Tienes que encontrar un tema de interés, madurarlo y tratar de resumirlo sin perder frescura. Esto es difícil y creo que todavía estoy en el camino para encontrarlo.

David García-Asenjo Llana durante el programa de Territorio Comanche de Julia Otero

¿Qué dificultades o problemáticas te sueles encontrar? ¿Cuál/es son/fueron las más problemáticas?

En prensa el principal problema es ser capaz de vender la idea del artículo. Proponer un tema que parezca interesante al jefe de sección y encontrar el enfoque que ayude a que le parezca un tema distinto, que no se haya tratado antes en otros sitios, ahora que hay sobreabundancia de medios. Hay gente más abierta a lo que le propones y confía en tu criterio a ciegas, y otros tienen que ver muy claro el tema, este tiene que encajar en la idea que tienen sobre el mismo antes que abrirse a la que le propones.

Y esto ha hecho que alguna vez, con el artículo ya entregado, se haya guardado en un cajón y no haya visto la luz. O que el responsable de una sección desprecie un artículo que luego en otro medio ha funcionado fenomenal.

Por suerte, en la radio no he tenido ningún problema, el principal reto es encontrar el asunto más adecuado y el enfoque más entretenido.

¿Cómo y para qué utilizas las “nuevas tecnologías”? ¿La “red” ha facilitado tu labor?

Más que las nuevas tecnologías, mi apoyo han sido las redes sociales. Por las relaciones de gente interesante que ayudan a tejer, por la sinergia que generan y por el intercambio de conocimiento. Vivo en un pueblo de Jaén, alejado de las principales ciudades con escuelas de arquitectura, y aun así he estado en contacto con muchos docentes de esas escuelas y he podido llegar a un público bastante amplio. Sin redes sociales creo que me habría sido imposible llegar a publicar.

Actualmente has dado el salto de la prensa escrita a la radio en el programa Territorio Comanche, de Julia Otero ¿Cómo se estructura y se encaja la arquitectura en el programa? 

El Territorio Comanche es una sección cultural, con un enfoque de entretenimiento, muy adecuado a un viernes por la tarde. Participamos entre cuatro y seis personas además de la propia Julia, así que lo importante es que sea dinámico. Se apoya mucho en la música y hay que tratar de poner un pie en la actualidad y otro en la diversión. Lo ideal es encontrar un tema que permita que los otros miembros de la mesa puedan aportar sus conocimientos, que son muy amplios, y su punto de vista. Y nos apoyamos en el equipo del programa para que encajen los cortes de música o audio que utilizamos o para que en redes sociales compartan imágenes de los asuntos que tratamos. Es un equipo muy engrasado que facilita mucho el trabajo.

¿En qué otros medios crees que sería positivo que la arquitectura apareciese?

Creo que en la radio sigue habiendo hueco, aunque cada vez hay más periodistas que consideran que es un campo que hay que tener en cuenta, como Iñigo Picabea en RNE o Laura Barrachina en Radio 3. En La Ventana de la SER está Miquel del Pozo, aunque más relacionado con el arte que con la arquitectura, pero su sección es muy enriquecedora.

En la TVE tenemos el lujo de Escala Humana, por más que siempre echamos en falta que aparezca más veces.

Lo importante es que se trate de forma positiva, no como motivo de chanza y burla, que es como es tratada en muchas ocasiones.

David García-Asenjo durante el programa Escala Humana

¿Cómo valoras la respuesta de los lectores/oyentes?

La respuesta es muy positiva y ayuda a seguir. Siempre digo que he tenido mucha suerte al caer en el lado bueno de las redes sociales, que es donde se percibe esta respuesta. Aunque a veces te llega de la persona menos esperada. Hace un mes, en la librería Metrópolis de Jaén el librero me dijo que me había visto en una reposición del episodio de Escala Humana en el que salí y que se alegró de reconocerme, que le gustó mucho lo que contamos de las iglesias contemporáneas.

¿Qué aspectos se podrían mejorar para mejorar la difusión en los medios?

Creo que depende de nosotros en gran medida. Tenemos que entender la dinámica de cada medio. Creo que en prensa vamos por el buen camino. Pero en la radio hay que mejorar mucho, y hablo por mí: entender bien su ritmo, hablar claro, preparar las intervenciones para que todo sea fluido.

¿Cómo acercar la arquitectura a la sociedad?

Es muy difícil. Esta presencia en los medios puede ayudar, pero luego está la realidad del trabajo diario y ahí hemos perdido muchas posiciones, seguramente gestadas en la época en la que había muchos menos arquitectos. Pero tenemos que seguir intentando tratar de explicar las ventajas de la buena arquitectura, haciendo autocrítica si es necesario, pero insistiendo en el lado positivo, en las muchas cosas buenas que se hacen.

David García-Asenjo durante una charla en la URJC | Fotografía: Alberto Ruiz

¿Compaginas o complementas esta actividad con otras labores o en otros campos?

La divulgación es el complemento a la actividad laboral, una vía de escape. Trabajo como arquitecto en varios campos, desde las tasaciones o los informes periciales hasta proyectos, aunque menos en los últimos años. Y desde hace dos años me he incorporado a la docencia en la URJC, en las asignaturas de Deontología y Valoraciones y Tasaciones. Y el trabajo en docencia implica otras actividades como publicaciones y asistencia a congresos o charlas. Puedo decir que no me aburro.

La arquitectura, tiene abiertos muchos frentes de batalla (LSP, Bolonia, paro, precariedad laboral, COAs, ETSAs, emigración, comunicación, etc), ¿no serán demasiados para la polarización existente dentro de la misma?

Bueno, la sociedad al completo está polarizada. Quiero creer que en algunos aspectos hemos mejorado algo, pero la precarización es el principal problema y de ese vamos a salir con dificultad, es transversal a todas las profesiones. También es cierto que esta conciencia empieza a estar más interiorizada y quiero creer que opondremos más resistencia.

¿Cómo ves el futuro de la arquitectura? ¿Y el de la profesión?

Sigo creyendo que será una profesión necesaria, pero el modelo tradicional desaparecerá. Pero creo que no tengo muy clara mi opinión al respecto.

¿Qué mejoras crees que son fundamentales y que deberían ser puestas en marcha de forma inmediata?

Uno de los primeros cambios debería estar en los colegios, y es que estos pasen por ser una herramienta al servicio de los colegiados (muchos se empiezan a convertir en esto) con planes de formación, incorporación de sistemas que permitan el acceso a programas y plataformas a los arquitectos con menos capacidades en cuestión de infraestructura. Pero de nuevo creo que el tema me supera.

David García-Asenjo delante de la libreria La Berlinesa, de Libros.com

Como “emprendedor” ¿qué opinas de los arquitectos que “abren y/o recuperan” nuevos campos y/o enfoques de la profesión?

Cuando me preguntan si recomendaría estudiar la carrera aun sabiendo la situación laboral en la que nos encontramos suelo contestar que sí. Ninguna carrera garantiza nada al acabarla, y las circunstancias cambian muy rápido. Lo que sí permite nuestra formación es abarcar una gran diversidad campos, desde los relacionados con lo inmobiliario a otros tipos de trabajos que se van creando casi sobre la marcha. Y hay gente que está encontrando nichos muy específicos en los que están logrando crearse nuevas oportunidades. A estos arquitectos les admiro, por su capacidad para detectar estas salidas.

En muchos de estos casos es imprescindible el trabajo en equipo, con aportaciones de otros profesionales, que permiten que el resultado sea más ajustado a las necesidades específicas de esa área de conocimiento.

¿Estás contento con la trayectoria realizada hasta ahora? ¿Qué proyectos de futuro te esperan?

Hasta ahora estoy muy contento de las cosas que he estado haciendo. He podido tocar varias facetas de la profesión, de una forma bastante modesta, pero creo que es una dedicación que requiere un largo proceso y es todavía el comienzo de un camino, aunque lleve ya casi 18 años dedicado a ella. Espero poder seguir dedicándome a la docencia y a la divulgación, aunque vienen tiempos complicados. Ha cambiado el mundo en este último mes y lo que parecía rodar de una forma natural hasta ahora es bastante posible que no continúe.

Para acabar, ¿qué le aconsejarías a los actuales estudiantes y futuros profesionales de arquitectura?

Que traten de defender sus derechos laborales. Y que entiendan que la profesión les va a exigir una formación continua, pero que es posible disfrutarla pese a todas las dificultades.

David García-Asenjo en uno de sus viajes, Museo Oteiza

David García-Asenjo Llana · Difusión de arquitectura
Abril  2020

Entrevista realizada por Ana Barreiro Blanco y Alberto Alonso Oro. Agradecer a David su tiempo y predisposición con este pequeño espacio.

Arquitecto y editor en veredes, arquitectura y divulgación. Invernalia es un buen lugar. A veces escribo en Fundacion Arquia.

follow me

Arquivado en: Alberto Alonso Oro, Ana Barreiro Blanco, baliza

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,