martes, noviembre 29, 2022
HNAHNA
InicioartículosSobre la originalidad en arquitectura | José Ramón Hernández Correa

Sobre la originalidad en arquitectura | José Ramón Hernández Correa

Hace unas semanas, la inagotable biblioteca de imágenes de Javier Echepare nos propuso este proyecto de Nikolai Ladovsky.

Proyecto de Nikolai Ladovsky

Inmediatamente nos recordó a todos otro mucho más famoso, ¿verdad? Desde luego, cuando Javier puso esa imagen la respuesta fue inmediata. Vamos, que cualquiera lo ve:

Museo Solomon R. Guggenheim

(En mi caso, además, da la casualidad de que tengo este último dibujo en póster, enmarcado justo a mi derecha, así que lo veo mientras escribo esto).

Ladovsky fue un arquitecto soviético; uno de tantos juguetes rotos de aquella esperanza revolucionaria de la arquitectura, truncada y traicionada por los vencedores burócratas y neoclásicos de la revolución. Fue profesor del VKhUTEMAS entre 1920 y 1932, «neoclásico a la fuerza», como todos, a partir de 1932 por orden de Stalin y suicidado en 1941.

(Vaya parrafito denso que acabo de escribir. En él cabe una novela. Algún día habrá que escribirla, pero por ahora dejo ese tema y voy al que quería tocar hoy).

No sé si Frank Lloyd Wright podría alegar casualidad. Visitó la Unión Soviética en junio de 1937, y conoció a varios arquitectos y sus obras. Es muy probable que allí tuviera noticia del proyecto de Ladovsky. Si fue así, debió de impresionarle, porque él mismo llevaba años obsesionado con la idea del «zigurat».

Mirador y Planetario Gordon Strong (sin construir) Sugarloaf Mountain, Maryland, 1924-25

Este es un proyecto de 1925, que combina un parking con un planetario (lo normal).
Cuando, años después, Solomon R. Guggenheim le encargó su museo, Wright desempolvó aquel parking y volvió a enroscar una rampa.

La idea era la misma que la del parking: La rampa para acceder con los coches era ahora para que los vistantes circularan contemplando la exposición. Las zonas para aparcamiento eran ahora para las obras de arte. Y el espacio central para el planetario era ahora un espacio de lujo, de regalo.

La idea no terminaba de cuajar, y Wright probaba otras opciones.

En alguno de esos tanteos probó de nuevo la hélice cónica, pero esta vez con el vértice haca abajo.

¡Eureka!

A cada vuelta ascendente de la rampa el espacio se ensanchaba. El vacío central se hacía antigravitatorio y producía una especie de vértigo inverso: vértigo hacia arriba. Por otra parte, todo el cacharro tenía un aire inestable y una gran fuerza plástica. ¿Pudo tener algo que ver el dibujo de Ladovsky? Yo creo que, si Wright lo vio en 1937, no hay ninguna duda.

¿Y? Quiero decir, ¿y qué?
¿Es un pecado copiar una idea en arquitectura?

En música hay unas normas: Hay que copiar un cierto número de compases, y con un límite de desviaciones en melodía y armonía, para que se considere plagio. En arquitectura no hay nada especificado. En todo caso, una mirada atenta a los dos proyectos despeja cualquier sospecha de plagio. Puede haber influencia, por supuesto. Todos los arquitectos nos influimos de una u otra forma.

El asunto es aún más espinoso tratándose de Wright, que alardeaba de una originalidad inagotable y que se pasaba la vida dando saltos mortales estilísticos.

Wright podía inspirarse en cualquier arquitecto que llevara más de dos o tres mil años muerto, pero no en alguien contemporáneo. ¡Por Dios! ¡Él era el mejor arquitecto desde los egipcios! (y probablemente el mejor incluso poniendo a los egipcios, sumerios y mesopotámicos en la cuenta). En su sección escribe la palabra «ZIGGURAT» al pie, bajo el sótano, pero jamás habría escrito «LADOVSKY». Reconoce su inspiración en un tipo arquitectónico anónimo y remotísimo, pero no en alguien cercano.

En todo caso, a mí me parece bien. La arquitectura no tiene como principal misión ser original, sino ser buena. Si nos dejamos llevar sólo por la originalidad, por hacer cosas que nunca haya hecho nadie, y esa es nuestra única línea de trabajo, nos pasaremos la vida haciendo mamarrachadas.

(Ya he hablado otras veces de las heces enlatadas de artista y de las ampollas con sangre de artista. En este sentido, ARCO se obstina en depararnos nuevas chorradas cada año, demostrándonos que la mera ansia de originalidad es una impostura y una mentecatez).

Por otra parte, el esquema general de un proyecto, su concepción global, tienen poco de original, y poca o ninguna necesidad de serlo. Puedo organizar mis espacios engarzados en un eje-recorrido, o en torno a un espacio central, o en malla, o en altura, etc… Eso hará que el programa se pueda cumplir mejor, que el edificio se adapte mejor a las ordenanzas, que se aproveche mejor el solar… y sirve para empezar a encajar y a enfocar el proyecto. Pero el proyecto en sí son los kilos y kilos de papel, o las horas y horas de ordenador, hasta que la escalera arranca donde debe y desembarca en el sitio adecuado, y el programa se cumple, y el espacio fluye, o se comprime, o lo que quiera que haga, y todo cuadra.

Eso es arquitectura, y no se copia. Es imposible de copiar. Ojo: No estoy hablando sólo de arquitectura-arte, ni de arquitectura-sublime. (Bendito sea quien además consiga todo eso). Estoy hablando de la mera profesión, si queréis desde el punto de vista más trivial, y, aun así, y por eso mismo, de arquitectura, de organización y caracterización de espacios, de resolución de necesidades funcionales, de formas, de construcción y de todo lo demás.

Estoy hablando de que el proyecto no se hace con un gesto grandilocuente con el rotulador gordo (eso puede ser sólo un punto de partida para desbrozar el terreno), sino con muchas horas de afinación y decantación.

Estoy hablando de que Wright puede copiar la idea de una hélice en tronco de cono invertido, pero que a partir de ella tiene que hacer un edificio.

José Ramón Hernández Correa · Doctor Arquitecto
Toledo · mayo 2012
Autor del blog arquitectamoslocos?

José Ramón Hernández Correa
José Ramón Hernández Correahttp://arquitectamoslocos.blogspot.com.es/
Nací en 1960. Arquitecto por la ETSAM, 1985. Doctor Arquitecto por la Universidad Politécnica de Madrid, 1992. Soy, en el buen sentido de la palabra, bueno. Ahora estoy algo cansado, pero sigo atento y curioso. Arquitecto, bloguero, saxofonero, escritor... pero todo mal.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
ARTÍCULOS DEL AUTOR

5 COMENTARIOS

0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificarme
guest
5 Comments
Los más recientes
Los más viejos Los más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
read more
read more
9 years ago

I am often to
blogging and i really appreciate your content. The article has really peaks
my interest. I am going to bookmark your site and keep checking for new
information….

http://www.wtjohnson.com/

Ve Redes
Ve Redes
9 years ago

«Inmediatamente nos recordó a todos otro mucho más famoso…»

Ve Redes
Ve Redes
9 years ago

Comentario realizado por Víctor Colón Ordóñez en facebook.

«Yo entiendo que no. El tema de la «originalidad» viene desde principios de
la historia de la ingeniería y la arquitectura pero se entraña más en
el humanismo renacentista, donde las ideas eran las que imperaban en el
individuo y lo definían como «ser». De ahí fue tema polémico tambien en
la Werkbund con diseñadores como «Herman Muthesius y Henry Van del
Velde, pero más relacionados a la «originalidad» en cuanto a simular
materiales o utilizar materiales genuinos, no copias y también con el
tema de la reproductividad técnica. A esto último se suman Banham,
Manfredo Tafuri y Krauss para articular sus posturas con respecto al
tema de la originalidad frente a la contemporaneidad, la máquina,
procesos (industrialización), entre otras cosas. La arquitectura se vale
mucho de precedentes dentro y fuera de los procesos de aprendizaje para
poder aprender y aprehender maneras, formas, soluciones y demás
situaciones. La realidad es que muchos proyectos que se construyen
tuvieron precedentes bien similares a diseños pasados, sobre todo a
nivel conceptual y de dibujo. La otra realidad es que resulta incómodo
entre las mismas personas del gremio y hay cierto temor con que sus
proyectos vayan a parecerse a algún otro, sobre todo si hubo uso de
precedentes como referencias. Pero no hay tal «pecado», es más bien si
el proyecto fue exitoso o no en comparación con el precedente y a las
condiciones que responde éste. En la medida en que se trabajen los
proyectos en consideracion a los condicionantes del contexto y
situaciones del mismo será exitoso y entonces se verá si es igual que el
proyecto de referencia, mejor o peor. Aspiramos a mejor arquitectura,
no importa si se utilizan referencias de modos parecidos o no.»

Víctor Colón Ordóñez
Víctor Colón Ordóñez
9 years ago

No entiendo qué tiene que ver este proyecto con el título.

Ve Redes
Ve Redes
9 years ago

«¿Pudo tener algo que ver el dibujo de Ladovsky? Yo creo que, si Wright lo vio en 1937, no hay ninguna duda.
¿Y?
Quiero decir, ¿y qué?
¿Es un pecado copiar una idea en arquitectura?»
José Ramón Hernández Correa

Espónsor

jung

arquitasa

logo_verea

Síguenos

21,076FansMe gusta
3,185SeguidoresSeguir
1,289SeguidoresSeguir
21,944SeguidoresSeguir

Promoción

jung

banner_asemas

ondulite

verea

COLUMNISTAS/AUTORES (lista parcial)

Foto del avatar
79 Publicaciones0 COMENTARIOS
Foto del avatar
52 Publicaciones0 COMENTARIOS
5
0
Nos encantaría conocer tu opinión, por favor comenta.x
()
x