¿La crisis como oportunidad? Cuento de verano | Cristina García-Rosales

Crisis era una niña gordezuela. Había nacido en el año 2008 y tenía muchos padres: los hermanos Lethman, eran dos de ellos, varios grandes bancos o mejor dicho grupos bancarios nacionales e internacionales -como el Stanley Morgan, el Chase Manhattan Bank o el Santander- eran otros, y por supuesto, estaban las multinacionales eléctricas, químicas, farmacéuticas o agro-alimentarias, las militares y de fabricación de armas, quienes habían favorecido su nacimiento, implantando distintas y malignas semillas, todas ellas en el interior de una enorme meretriz alemana llamada Ángela. Los diferentes padres, machistas y retrógrados, y la escasamente maternal madre, habían creado una preciosa pero malvada retoña que iba engordando a ojos vistas durante el verano de 2012.

Crisis tenía muchas hermanas. Una de ellas era Oportunidad, algo más inquieta y mayor. En vez de jugar con sus muñecos -como hacía malignamente Crisis- provocando que se reunieran en manifestaciones y protestas, ante el recorte que les hacia de los pelos, miembros y otros elementos necesarios para su felicidad, Oportunidad les reunía y les daba ideales, falsos, eso sí, con lo que estaba cayendo. Pero ideales, al fin y al cabo, que siempre se agradecen. Y les hacía soñar.

por nochesininsomnio.blogspot.com.es

Por eso su madre la decía con frecuencia, “Crisis, hija, intenta ser como Oportunidad”. De ahí ha quedado la frase la crisis como oportunidad que tanto daño hace, porque aunque los ideales son necesarios, primero habría que cambiar algunas cosa desde su raíz.

Tenía un hermanastro llamado Riesgo. Se pasaba el día jugando a la bolsa y especulando, con lo que provocaba subidas y bajadas repentinas de humor de su prima favorita, por todos conocida como la Prima de Riesgo. La Prima de Riesgo, coleccionaba puntos básicos, y cuantos más acumulaba, más nerviosos se ponían  todos los desheredados del país. Lo hacía para fastidiar, claro, jugando en el Mercado de Valores, que era como un gran parque (nunca mejor dicho) pero lleno de sapos, culebras, escorpiones y hienas.

Otro hermano de Crisis se llamaba Rescate. Rescate había sido un gran lector de Julio Verne y de Salgari y le gustaba rescatar a la chica más bella perseguida por ladrones y bandidos. En este cuento, le han metido de protagonista principal. Pero no entiende nada. Ni de números, ni de economía, ni de finanzas, ni por supuesto se entiende con la Prima de Riesgo ni con el Interés de la Deuda. La Deuda, hermana de la madre de la Crisis (la madre de todas las madres…). tiene como interés principal el adeudar, como su nombre lo indica, aunque quisiera tener otros intereses más sencillos, más de andar por casa.

Fotografía: Cristina García-Rosales

Todo esto iba ocasionando, poco a poco, una rebelión de los muñecos con los que nuestros protagonistas jugaban. Rebelión pacífica pero contundente al notar la falta de delicadeza con que eran tratados, así como las mentiras constantes que unos y otros les contaban.

Esto ocurría en el verano del 2012. Y yo, espectadora de esta singular historia, no he podido por menos de comenzar este cuento que no tengo ni idea de cual va a ser su final….

(Continuará)

Verano | Fotografía: Cristina García-Rosales

Cristina García-Rosales. arquitecta
madrid. julio 2012

Soy arquitecta (1980). Mis proyectos son muy diversos. En 1995 fundo el grupo La Mujer Construye, en el que ocupo la Presidencia. 

follow me

Archivado en: artículos, Cristina García-Rosales

Tags: , , , , , , ,