El Planeta de los Simios | srafarnsworth

(Aviso spoiler: este post contiene información acerca del final de la película que sirve de título al mismo. Si lo lees será bajo tu responsabilidad. Tu verás lo que haces.)

Todavía recuerdo la primera vez que vi el final de “El Planeta de los Simios”, era sábado por la tarde y me estaba comiendo un bocadillo de pan con chocolate. Charlton Heston -alias Taylor Ojos Claros- a caballo se tropieza con los restos de lo que en su día fue “La Estatua de la Libertad” y descubre que en realidad no ha llegado a otro planeta sino que ha viajado cientos de años en el tiempo para ver dos cosas:

1º que los seres humanos somos unos bestias que hemos destruido nuestra propia civilización a base de bombazos nucleares.
2º que el mono (todavía peludo) es el nuevo ser superior.

“El Planeta de los Simios” es, además de una buenísima película de ciencia ficción, una aguda reflexión sobre el antropocentrismo y la tendencia autodestructiva de la naturaleza humana,  que tiende una y otra vez a cometer los mismos errores, a pesar de conocer y poder prever con anterioridad sus terribles resultados.

El Planeta de los Simios | srafarnsworth.blogspot.com.es

Aprender de los errores es, según los antropólogos que estudian la evolución de la inteligencia, una virtud que caracteriza a casi todos los organismos del reino animal en su proceso de adaptación al medio que los rodea, pero que curiosamente tiende a desaparecer cuando el supuesto protagonista de dicho proceso es precisamente ese individuo -en teoría- culmen de la evolución animal y especie superior donde las haya, también conocido como ser humano.

[...]

La Sra. Farnsworth

+ artículo publicado en sra.farnsworth

Archivado en: capturas, ensayo

Tags: , , , , , , , , , ,

  • http://www.facebook.com/people/Ve-Redes/100000442669613 Ve Redes

    Y sobre todo y ya para concluir, si a partir de ahora esto fuese así, si los arquitectos nos viésemos obligados a integrar los criterios económicos como una parte más -y no una consecuencia-del proceso creativo que acompaña a la redacción de todo proyecto, ¿estaríamos con ello aprendiendo de los errores previamente cometidos, tendiendo lazos hacia las necesidades reales de la sociedad que nos da de comer y demostrando
    que más allá de lo mal que pinta el futuro (de nuestra profesión), éste no sólo
    existe sino que además es imprescindible para no acabar todos como Charlton, desquiciados y en taparrabos?

    La Sra. Farnsworth