Moneo, desde la idea de fachada | Marcelo Gardinetti

Moneo, desde la idea de fachada | ntuliberalarts.net
Moneo, desde la idea de fachada | Fotografía: ntuliberalarts.net

Incorporada a una trama determinante de la identidad local, la intervención de Rafael Moneo para el ayuntamiento de Murcia logra su consonancia contextual mediante la observancia del protagonismo de los edificios que componen el corazón histórico de la ciudad hasta alcanzar una complementación sin fracturas.

La operación de Moneo se focaliza en realzar las arquitecturas existentes, desarrollando un concepto que no pretende imponer la superioridad de un edificio sobre otro, sino que explora la relación entre ambos expresando un compromiso de concordancia tácita.

El nuevo edificio del Ayuntamiento ocupa un lugar clave en la Plaza Belluga. Se enfrenta a la Catedral de Murcia, un edificio diseñado por Jaime Bort y construido entre 1737 y 1764, que es portador de una fachada de exuberante carácter barroco articulada a la manera de un retablo con grandes columnas corintias para generar movimiento a través de las sombras. La catedral y el ayuntamiento representan el antiguo y el nuevo poder civil. Ambos ocupan extremos opuestos de una plaza que ofrece cuatro fachadas de diferente carácter.

Moneo, desde la idea de fachada | Fotografía: Michael Moran
Moneo, desde la idea de fachada | Fotografía: Michael Moran

Moneo propone un edificio virtualmente generado a partir de la idea de fachada, que se establece en función de la enmarcación visual de las arquitecturas existentes y la forma de relacionarse con el centro histórico, pero que también expresa la dignidad de la institución.1

Desde la plaza, el volumen se comprende como un estricto prisma regular que retrocede en su terreno para facilitar la conexión de las calles con la plaza. Pero no abre hacia ella, sino a un patio hundido que se encuentra en el lado derecho en un gesto que parece evitar entrar en competencia con la catedral.

La fachada precisa como ver la ciudad desde el edificio. Preserva una idea renovada de retablo pero establecida a modo de pantalla, para facilitar la contemplación de los hechos históricos enmarcados en la secuencia de vanos, mediando alegorías que hienden la historia de la arquitectura.

Moneo, desde la idea de fachada | Fotografía ntuliberalarts.net
Moneo, desde la idea de fachada | Fotografía: ntuliberalarts.net

El plano de fachada tiene el carácter de una muralla, un perfil favorecido por la textura sedimentaria y el color amarillo fósil de las piedras de Hellín. En su grafía asume un carácter clásico al adoptar el concepto tripartito de un basamento denso, un desarrollo articulado y un remate ligero.

Evitando una grafía abstracta, la prevalencia de la verticalidad se ve equilibrada por la progresión asimétrica de rectángulos de diferentes anchos entre de vigas de hormigón armado que enmarcan en la fachada una sucesión de bandas horizontales.

Estas perforaciones conceden una dinámica tensionada producida por la articulación de luces y sombras, en un ritmo que recuerda el carácter etéreo de las columnatas de los teatros romanos y al Danteum de Terragni.

Moneo, desde la idea de fachada | Fotografía: ntuliberalarts.net
Moneo, desde la idea de fachada | Fotografía: ntuliberalarts.net

El tamaño de las aberturas está concebido para teatralizar los monumentos históricos que tiene alrededor, mediante una rítmica rememora las ondulatories diseñadas por Le Corbusier y Xenakis en La Tourette.2

El balcón adopta un carácter determinante en la fachada. Símbolo del poder cívico, está ubicado a la misma altura que el piso principal del palacio del cardenal, y en su ventanal se ve reflejada la silueta de la catedral. Posteriormente, cuando recibe el encargo de repavimentar la plaza completa el trabajo contextual poniendo en un plano de igualdad la totalidad de los edificios de la plaza.3

Moneo pone atención en el espacio urbano sin obviar el carácter representativo de su edificio, para el que asume un rol de espectador que no opaca el protagonismo del resto de los edificios. Su trabajo se apuntala en los esquemas tradicionales del oficio arquitectónico, mediando un procedimiento distintivo que no entiende el contexto como un suceso consumado, sino como un acontecimiento que requiere una interpretación particular.

Moneo, desde la idea de fachada | Fotografía: ntuliberalarts.net
Moneo, desde la idea de fachada | Fotografía: ntuliberalarts.net

Marcelo Gardinetti. Arquitecto
La Plata, Argentina. diciembre 2015

Notas:

1. “Me gusta trabajar en ciudades con carácter propio, sin importar el tamaño. El Ayuntamiento de Murcia está virtualmente generado a partir de la idea de fachada. El diseño de una fachada hermosa es una tarea que más pone en prueba a un arquitecto …..Esta fachada necesitaba expresar la dignidad de la institución y de ahí disponer un balcón principal desde el que las autoridades se asomen a la plaza al mismo nivel que el balcón del palacio del cardenal”. Rafael Moneo, Elogio de la luz.

2. “En el piso inferior, la sala de seminarios tiene paños de vidrio en toda la superficie exterior, dividido por montantes verticales de hormigón que siguen una secuencia diseñada por Xenakis. Esta modulación que proviene del modulor y de ritmos musicales, en los paños fijos es denominada “ondulatories”, y en los móviles “aérateurs”. Marcelo Gardinetti, Los atributos de La Tourette.

2. “Diseñando el suelo recordé lo aprendido en las plazas de Italia; una buena Piazza es rara vez plana, evita siempre la horizontalidad estricta”. Rafael Moneo, Elogio de la luz.

Marcelo Gardinetti

No voy a hablar de la penumbra, mejor voy a ver si puedo despertar.

follow me

Archivado en: faro, Marcelo Gardinetti

Tags: , , , , , , , , ,