sábado, mayo 25, 2024
spot_imgspot_img
IniciofaroLlenos y vacíos | Miguel Ángel Díaz Camacho

Llenos y vacíos | Miguel Ángel Díaz Camacho

Llenos y vacíos Miguel Ángel Díaz Camacho Matmata
Ciudad excavada de Matmata, en Túnez

La arquitectura bien podría definirse como un conjunto de llenos y vacíos. Probablemente sea una definición incompleta, como todas, pero al menos tendríamos una intuición táctil del objeto arquitectónico: arquitectura es aquello que podemos tocar y también lo que no. Avanzando un poco más: arquitectura es aquello que podemos ver -aquí las cosas dejan de ser tan obvias- pero también lo que no. Nada más intangible que el vacío que habitamos o el vapor de agua en el aire que respiramos: la arquitectura como gestión de atmósferas intramuros.

La proporción de llenos y vacíos supone uno de los instrumentos más antiguos y eficaces a la hora de analizar una ciudad, un edificio o una habitación, una especie de «prueba del nueve» para nosotros: basta con revisar los planos de la antigua ciudad de Roma o de Bagdag, las plantas de la pirámide y templo de Kefrén en Giza, para comprender su radical contemporaneidad, su vigencia a pesar de su notable antigüedad. En la imagen, la planta de la ciudad excavada de Matmata, en Túnez, nos recuerda que el vacío no es la consecuencia de un proceso formal determinado, la sutura residual entre un conjunto ordenado de masas: el vacío será esfuerzo, espacio conquistado, como el lugar que se despeja a machetazos entre la espesura.

El vacío se establece desde una estrategia de ocupación en la materia, una estrategia fundacional: el vacío como estructura vacante. Pero además, al margen ya de su variable espacial, el vacío explica y justifica la naturaleza misma de la materia, en el caso de Matmata una roca muy blanda y porosa, casi una esponja fosilizada similar a la permeable toba de origen volcánico. Precisamente su porosidad habilitará la filtración y almacenamiento de agua en un clima seco frente al desierto del Sahara. El espacio interior anidado en la roca se establece en este caso a través de un microclima adecuado de humedad y temperatura: la arquitectura como transpiración o artefacto meteorológico más ligado a la disposición atmosférica de un territorio que a la geometría -o composición métrica- de un edificio. Paisajes originarios del futuro. Experiencias transpirables de llenos y vacíos.

Miguel Ángel Díaz Camacho. Doctor Arquitecto
Madrid. Mayo 2016.
Autor de Parráfos de arquitectura#arquiParrafos

Miguel Ángel Díaz Camacho
Miguel Ángel Díaz Camachohttps://madc.xyz/
Es doctor arquitecto y actual presidente de la Asociación Sostenibilidad y Arquitectura. Delegado del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) en el Consejo Europeo de Arquitectos, Architects Council of Europe (ACE). Socio fundador en MADC Arquitectos, compañía establecida en Madrid que ha recibido numerosos premios en concursos nacionales e internacionales. Investigador y profesor universitario, su filosofía de trabajo y pensamiento teórico han sido ampliamente desarrollados en publicaciones como “Párrafos de Arquitectura. Core(oh)grafías” (Ediciones Asimétricas, 2016) o “Arquitectura y Cambio Climático” (Fundación Arquia, 2018). En la actualidad desarrolla proyectos de arquitectura y urbanismo en España y Noruega.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
ARTÍCULOS DEL AUTOR
0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Espónsor

Síguenos

23,215FansMe gusta
3,829SeguidoresSeguir
1,643SeguidoresSeguir
23,702SeguidoresSeguir

Promoción

Columnistas destacados

Íñigo García Odiaga
82 Publicaciones0 COMENTARIOS
Antonio S. Río Vázquez
57 Publicaciones0 COMENTARIOS
Aldo G. Facho Dede
40 Publicaciones0 COMENTARIOS
0
Nos encantaría conocer tu opinión, por favor comenta.x
()
x