Centro Cultural de Lérez | Jorge Rodríguez+José María Soto

El Centro Cultural de Lérez es un equipamiento comunitario edificado sobre la parcela en la que se ubicaba el antiguo teleclub, del cual se conserva su fachada principal. Su finalización supone la culminación de un largo proceso caracterizado por la fuerte implicación vecinal, que demandaba  la devolución de este inmueble,  enajenado durante el franquismo, desde hace décadas, para su utilización como centro comunitario. El proyecto resultó ganador de un concurso al que se presentaron más de cincuenta propuestas y que fue convocado por el Colegio de Arquitectos, el Ayuntamiento de Pontevedra y la Asociación de Comunidades de Montes en Man Común da Parroquia de Lérez, propietarios del edificio.

Con toda certeza, esta obra podría haber sido construida por el doble de lo que finalmente costó sin que ello hubiese significado una mayor calidad arquitectónica. Tras el fallo de concurso y durante la elaboración de los proyectos constructivos, el presupuesto se redujo en más de un 30% respecto a lo establecido en las bases del mismo.  Eso, unido al delicado escenario económico hizo necesario el ingeniar soluciones flexibles y económicas que no pusieran en peligro la correcta finalización de la obra, cuyo presupuesto final de liquidación se contuvo dentro de lo establecido en la oferta de licitación, que, debido a las bajas ofrecidas, fue incluso inferior al establecido en el proyecto de ejecución.

EL CONTEXTO. REFERENTES SUPERPUESTOS

La experiencia de la ciudad conocida está marcada por la presencia de referentes subjetivos que poco a poco van anidando en nuestra memoria asociados a unos determinados recuerdos o circunstancias que les confiere ese carácter singular.  Análogamente al modo en que una canción o un perfume nos pueden trasladar a un período de nuestra vida o despertar el recuerdo de una persona a través de una asociación mental establecida previamente, el referente urbano es el elemento que ayuda a la identificación de una parte de la ciudad como algo conocido y familiar. No es necesariamente un elemento sobresaliente ni una pieza destacada, además es completamente subjetivo, diferente para cada persona según su experiencia personal, puede tener un distinto grado de  influencia, desde una única persona hasta una comunidad entera. Algunos de esos referentes son efímeros y duran sólo un corto espacio de tiempo, como la panadería, el almacén de juguetes o incluso la casa de un amigo que podemos identificar en la homogeneidad repetitiva de la ciudad actual. Otros trascienden en el tiempo y son independientes de personas o actividades, en este caso suele ser la componente física, una imagen singular la que diferencia este elemento del resto.

 En el contexto objeto de este estudio existen varias referentes caracterizadoras. Es un ámbito urbano de transición que hace de nexo entre Pontevedra y las principales  aldeas que configuran la parroquia de San Benito. Durante generaciones, los referentes efímeros se han sucedido, sin embargo hay dos elementos que han mantenido la esencia de este paisaje urbano durante los últimos cincuenta años, y que  lo hacen reconocible aún a pesar de los cambios que han afectado al resto de entorno.

Uno de estos elementos es el edificio de la farmacia, en el cruce de la carretera de Santiago (Juan Bautista Andrade) y la carretera de Lérez-Berducido (calle Leandro del Río), su posición intermedia entre ambas calles y su característica silueta lo convierten en un hito que orienta al visitante eventual e incluso al habitual. El otro referente es el propio edificio del “Teleclub” cuya fachada ecléctica, que permanece inalterable a lo largo de los años, marca la entrada en la parroquia de Lérez, donde la ciudad disuelve su tejido urbano en un entorno todavía rural.

La conservación de este tipo de referentes es necesaria, su valor es a menudo independiente de la calidad o sofisticación de su arquitectura, pero el papel que desempeñan no puede ser sustituido fácilmente. Sin embargo, en ocasiones el valor sentimental llega para salvaguardar un edificio cuya arquitectura no es suficientemente relevante.  Cuando la modificación del Plan plantea la conservación únicamente del frontón del edificio original, se produce una contradicción entre el deseo de conservar un recuerdo del viejo teleclub y la sospecha de que el edificio no es realmente apto para el mundo actual. El frontón debe permanecer en fachada pero no necesariamente en la misma disposición, se dice, lo cual puede resultar en el mismo efecto de pérdida de identidad que si el edificio desapareciera completamente.

PROPUESTA DE INTEGRACIÓN ARQUITECTÓNICA

Las bases del concurso plantean la necesidad, establecida por una modificación del plan urbanístico, de mantener el frontón del antiguo edificio, pudiendo reubicarse en cualquier posición en la envolvente del nuevo edificio. Lo que se propone en este proyecto es la conservación de la toda fachada existente en su posición original y manteniendo todos sus elementos, originando el nuevo edificio a partir del diálogo con la misma. La antigua imagen se conserva pero es tamizada sutilmente por un velo permeable que unificará una nueva envolvente, con un lenguaje actual y creando el que será nuevo referente urbano para el siglo XXI. Se respeta su función original como umbral de acceso y la terraza previa se reinterpreta en forma de vestíbulo exterior; hacia el interior se respeta su carácter, abriendo y dilatando el espacio inmediato, adaptando la configuración de los nuevos niveles a su presencia.

ESPACIO Y FUNCIONALIDAD

La distribución programática busca responder a las exigencias del concurso, priorizando la funcionalidad de la respuesta, la versatilidad de los distintos ámbitos y sobre todo la calidad espacial y ambiental en todo el edificio. De este modo, se introducen algunas variaciones respecto a las bases con la intención de optimizar el volumen construido y el funcionamiento general. La organización funcional se basa en la optimización del área efectiva de iluminación natural en las zonas de trabajo. Si la distancia de un espacio donde se realice cualquier tarea visual excede seis metros, el uso de luz artificial resulta imprescindible la mayor parte del tiempo. Por ello la configuración del edificio se realiza maximizando la superficie en fachada y abriendo un amplio atrio central que aportará mayor luminosidad, calidad espacial y favorecerá la ventilación natural. La sala de usos múltiples se dispone en la planta inferior para simplificar las circulaciones del edificio y permitir un funcionamiento más independiente y mejor aislado respecto a las demás zonas. Se asegura la introducción de luz y ventilación naturales a través de lucernarios y aperturas.

El funcionamiento de cada espacio está pensado desde una lógica de adaptabilidad a las necesidades de cada momento de la vida del edificio. Se apuesta por espacios diáfanos, abiertos con posibilidad de diferentes configuraciones por medio la combinación de los elementos fijos con tabiques móviles. Desde la cafetería, hasta las distintas aulas y oficinas están pensados como espacios abiertos e integrados en el conjunto que en un momento dado se pueden independizar del resto del edificio. De este modo se favorece la interacción entre los distintos ámbitos, favoreciendo el encuentro casual y convirtiendo cada espacio en una zona donde conversar y relacionarse

Obra: Centro Cultural de Lérez
Autor: Jorge Rodríguez Álvarez, José María Soto Cochón
Colaboradores: Arquitectura y dirección: María Paz Sangiao, Cálculo de estructura: Ezequiel Fernández Guinda, Cálculo de instalaciones: Soltec Ingenieros SL, Consultoría ambiental: SAAI (www.saa-i.com), Consultoría madera: CIS Madeira. Manuel Touza y Pablo Ferreiro
Arquitecto Técnico: Pablo Comesaña Rial
Promotor: Comunidade de Montes Veciñais en Man Común da Parroquia de Lérez
Constructor: Constructora Outón.
Presupuesto: Presupuesto de Adjudicación, 552.018 € (IVA incluido)
Superficie total construida: 728 m²
Año: Concurso: Julio 2008 (fallo), Proyecto básico: Enero 2009, Proyecto Ejecución: Junio 2009, Inicio obras:  Mayo 2010, Fin de obra: Mayo 2012
Emplazamiento: C/Leandro del Río Carnota nº 12 Pontevedra
Fotografías: Jorge Rodríguez Álvarez, Jose María Soto Cochón, María Paz Sangiao

Archivado en: arquitectura, equipamiento cultural, equipamiento dotacional, obras

Tags: , , , , , , , , ,