Profesores | Antonio S. Río Vázquez

Fotografía: Kahn / Komendant: Facultad de Química de la Universidad de Virginia (1963)

«Cuando los estudiantes habían puesto sus ideas sobre el papel, Kahn les ayudaba con sus críticas, que eran directas y del máximo valor. A menudo había discusiones enérgicas e interesantes entre los profesores de ingeniería y de arquitectura cuando el concepto, las soluciones y aplicaciones de un proyecto en concreto eran diferentes. Los estudiantes escuchaban, aprendían e incluso participaban en estos animados debates, se divertían e intentaban provocarlos cuando veían alguna posibilidad de variar la rutina de trabajo y pasar un rato endiabladamente bueno».

 August Komendant: 18 años con el arquitecto Louis I. Kahn

Sólo unos pocos de los grandes arquitectos modernos tuvieron una relación directa con la enseñanza reglada, ampliando su condición de maestros a la de profesores. Y aún menos obtuvieron el reconocimiento por parte de sus alumnos. Louis I. Kahn fue uno de ellos, y conocer parte de su experiencia como docente —la vivida en la Universidad de Pennsylvania— se lo debemos a su colaborador en varios proyectos y también profesor en los cursos de doctorado, el ingeniero August E. Komendant.

Komendant escribió uno de los libros más interesantes sobre Kahn, principalmente por ofrecernos un testimonio directo del trabajo con el arquitecto, alejándose de la mixtificación que se fue forjando posteriormente en torno a su figura, y que sirve para conocer mejor y valorar su calidad como profesional y como docente.

El último capítulo se dedica a recordar los años compartidos en la universidad, donde Kahn planteaba los proyectos académicos del siguiente modo:

«No había programa, tan sólo se daban algunos datos referidos a las necesidades y un plazo de entrega. Los estudiantes tenían mano libre para elaborar sus propios programas y establecerse un calendario»1.

En otro de sus textos, tomado de las conversaciones con los estudiantes de Rice, afirma que «programa» es una palabra demasiado aburrida:

«Se trata de comprender la naturaleza de un conjunto de espacios donde es bueno hacer algo en concreto»2.

Para Kahn la universidad debía ser la institución más importante de la ciudad:

«Su crecimiento y calidad, es la medida de la ciudad, y se hará sentir en el funcionamiento, las actitudes y la moral. Hoy en día, los intereses y los deseos de los profesionales se han extendido y diversificado en gran medida, pero no hay ningún lugar en donde los profesionales de los distintos campos se puedan reunir y hacer públicas sus opiniones»3.

Esa idea no impedía que se mostrase crítico con determinados aspectos de la docencia universitaria, como aquellas escuelas de arquitectura que tenían profesores «sin dedicación a la enseñanza ni experiencia y con un nivel de conocimientos por debajo del mínimo»4. El docente debía ser esencialmente alguien que no sólo supiera cosas, sino que sintiera cosas, «que puede reconstruir el universo simplemente con mirar una brizna de hierba»5, dejo escrito.

Komendant insistía en la relevancia que debería tener la universidad dentro de la sociedad y defendía dos aspectos fundamentales en cualquier actividad profesional, especialmente significativos en la enseñanza superior: el conocimiento y la inspiración:

«En una universidad, una institución para el aprendizaje superior, el conocimiento tiene un significado más amplio; incluye, además del conocimiento fáctico, la comprensión de lo que significan las verdades y los hechos. Se debe enseñar y preparar al estudiante para que piense por sí mismo»6.

Al ingeniero le llamaba la atención la dedicación que Kahn otorgaba a la universidad.  A pesar de lo apurada que era su situación económica y de la presión de los plazos que tenía en su estudio profesional, siempre estaba alegre y animado en sus clases. Y cuando Komendant le preguntaba cómo era capaz de conseguirlo, le respondía:

«Cuando estoy con mis alumnos y les enseño arquitectura, soy feliz y me olvido de todo lo demás»7.

Antonio S. Río Vázquez . Doctor arquitecto
A Coruña. enero 2015

Notas:
1 August Komendant, 18 años con el arquitecto Louis I. Kahn (Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia, 2000), p. 241
2 Louis I. Kahn, Conversaciones con estudiantes (Gustavo Gili, 2002), p. 30
3 Komendant, op. cit., p. 240
4 Komendant, op. cit., p. 250
5 Kahn, op. cit., p. 67
6 Komendant, op. cit., p. 225
7 Komendant, op. cit., p. 252

Antonio S. Río Vázquez

Antonio S. Río Vázquez (A Coruña, 1981) es arquitecto por la E.T.S.A. de A Coruña, master en Urbanismo y doctor por la Universidade da Coruña. Especializado en teoría y diseño, su línea de trabajo se ha centrado en la investigación y divulgación del patrimonio arquitectónico moderno. Ha desarrollado proyectos de modo independiente y ha colaborado con varios estudios de arquitectura. Es socio fundador de Aroe Arquitectura. Es profesor en el Departamento de Proyectos Arquitectónicos, Urbanismo y Composición de la Universidade da Coruña, y ha sido profesor invitado en la Robert Gordon University de Aberdeen (Reino Unido), en la Universidade do Minho (Portugal) y en la Università degli Studi di Roma La Sapienza (Italia). Es miembro de la red UEDXX Urbanism of European Dictatorships during the XXth Century, del Grupo de Investigación en Historia de la Arquitectura IALA y del Grupo de Innovación Educativa en Historia de la Arquitectura. Ha formado parte del proyecto de investigación FAME Fotografía y Arquitectura Moderna en España, 1925-1965. Los resultados de sus investigaciones, tanto personales como conjuntas, han servido como aportación a eventos de debate y difusión científica y han sido publicados en libros y revistas.

follow me

Archivado en: Antonio S. Río Vázquez, faro

Tags: , , , , , , , , , , , , ,