sábado, septiembre 24, 2022
spot_imgspot_img
InicioobrasartePersianas cerradas: Ferrol 2014 | Ana Amado

Persianas cerradas: Ferrol 2014 | Ana Amado

Cerca del 40% de los bajos comerciales del centro de Ferrol están vacíos. Y ocurre en otras ciudades, otros centros históricos del país. Entre la debacle mundial  y la crisis de la industria astillera, algunos lugares parecen auténticos pueblos fantasma. He aquí un ejemplo.

Es bastante más que un tercio de los bajos comerciales. ¡Casi un 40%! Algo más de una quinta parte de éstos fueron, en otra vida, negocios dedicados a la hostelería. Personas que entran, que salen, que piden su café o su tapa. Ahora, los rostros que pasean por el trazado cuadriculado de la ciudad bien se parecen a los anónimos paseantes dublineses de Joyce, o de Simmel. Este último, sociólogo alemán, entendía la ciudad –y, en concreto, el centro urbano– como lugar de creación e intercambio social, económico y cultural. La ciudad como mercado, como proceso de compra y venta. Pero cuando el mercado está vacío, afloran otras preguntas. Sampedro lo definía muy bien. Si entendemos la sociedad como democracia, y la democracia como un mercado libre, el día que no tengamos dinero, todo se irá al traste.

Del progresivo deterioro del centro histórico y el masivo éxodo hacia las ciudades dormitorio como instantánea resultado de las dos últimas décadas –teniendo como punto álgido, los años previos a la actual crisis mundial–, deriva, como tónica nacional, el abandono del casco urbano histórico. La arquitectura tradicional mantenida de otras épocas y otras vidas nos dice poco en el día a día en cualquier ciudad española. El constante abandono tanto de ciudadanos, que buscan mantenerse en sus ya abultadas hipotecas de la periferia, como del institucional, que hace más caro e inviable restaurar y rehabilitar lo que en otro tiempo fue un techo sobre el que cobijarse, produce un tejido empresarial del pequeño comerciante inestable.

Caras lánguidas, silencio espectral, vacío espacial, cielo gris y otra terminología frecuente en la literatura pueden servir para describir lo que los precursores de la sociología urbana querían superar. Esos recursos manidos y trillados explican grosso modo el ahora, la consecuencia, pero no la causa. Una ciudad muy dependiente de dos grandes astilleros europeos –y, en su día, internacionales–, una industria pesada en constante transformación y caída que no permite márgenes de error: de los diez mil puestos de trabajo –sin contar los indirectos– que mantenían los astilleros hace tres décadas, a los constantes despidos masivos que acaban en apenas en más de dos mil. Y con los problemas de los nuevas cargas de trabajo con Pemex y su filial viguesa más asequible, las cifras irán bajando. De las cifras poblacionales, otro dato: Ferrol ha perdido más de 7.000 habitantes en la última década, acercándose a la barrera de los 70.000 habitantes, con un paro un punto más alto que la población activa (situada en el 32%). Lejos quedaron las cien mil vidas que poblaban este enclave gallego en la década de los ochenta.

Los más de trescientos locales comerciales vacíos –según una estadística de elaboración propia*– dejan un panorama desolador que ha calado en la población local. La proyección inmediata en las esferas públicas no se ha hecho esperar. El ayuntamiento ferrolano propone un plan para dinamizar el comercio en el barrio a una consultoría externa (Auren Consultores SA) por una suma que asciende a más de 46.000 euros. Con ello, pretende buscar nuevos empresarios, y por cada nuevo inversor, el incentivo variará entre los dos mil y los cuatro mil euros. Sin embargo, las cuantías de los alquileres no han bajado lo que se espera, y la previsión de los resultados está por publicarse en este mes de enero. Por contra, en el mismo ayuntamiento ferrolano se abre Parque Ferrol, un centro comercial de la promotora Santiago Sur que invierte 50 millones para edificar 23.000 metros cuadrados. Las empresas Carrefour, MediaMarkt o Bricodepot inauguran en noviembre del pasado 2013 y tienen clientes que superan los cien mil en pocos días. En tal panorama se suman las cifras del ayuntamiento colindante, Narón, que ha crecido en la última década en más de ocho mil habitantes, y la vida comercial despunta, teniendo su máxima expresión en el centro comercial Odeón.

Muy ciertas son las palabras de Simmel sobre el urbanita ferrolano, cuya actividad llena de contrastes podría resumirse aquí:

“El fundamento psicológico sobre el que se alza el tipo de individualidades urbanitas es el acrecentamiento de la vida nerviosa”.

Obra: La serie fotográfica «Persianas cerradas: Ferrol 2014» forma parte de la exposición colectiva  Espacio público / Espacio privado, comisariado por Mónica Maneiro, que puede visitarse actualmente en el ferrolano Centro Cultural Torrente Ballester hasta febrero de 2015
Texto: Rober Amado, sociólogo y periodista. *Estadística elaborada por Roberto Amado Castro.
Emplazamiento: Ferrol, Galicia, España
Fotografías: Ana Amado
Año: 2014
+ anaamado.eu


veredes
veredeshttps://veredes.es/
Surge enero de 2009 como búsqueda de satisfacer el conocimiento de la actividad arquitectónica y tangentes que se generan. La idea es crear un espacio para divulgar los diversos proyectos en busca de nueva inspiración y de intercambio.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
ARTÍCULOS DEL AUTOR
0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Espónsor

jung

arquitasa

logo_verea

Síguenos

20,890FansMe gusta
3,133SeguidoresSeguir
1,245SeguidoresSeguir
21,779SeguidoresSeguir

Promoción

jung

banner_asemas

ondulite

verea

COLUMNISTAS/AUTORES (lista parcial)

Foto del avatar
78 Publicaciones0 COMENTARIOS
Foto del avatar
51 Publicaciones0 COMENTARIOS
0
Nos encantaría conocer tu opinión, por favor comenta.x
()
x