Afterword | Miquel Lacasta

Message From The Interior ed. Eakins Press, 1966. The first edition of 12 engravings of the photographer Walker Evans, (St. Louis 1903, New Haven 1975))

The architecture is a specific type of imagination.

This way Michael Hays affirms it in the text Afterword that closes the book Constructing a New Agenda, Architectural Theory 1993-2009.1

This type of imagination is a combination of sensibility, projection and conceptualization, which organizes the world in categories interrelated of time and space. Any architecture arises from an eminently complex substrate capable of negotiating with the objective thing and the subjective, capable thing of constructing an affirmation that involves perceptions, images, systems and codes.

The discipline of the architecture must move with extreme rapidity between the ethics, the jurisprudence, the gravity and the climate.

A certain context of a simple example of architecture is wrapped for all the technological, aesthetic, economic, juridical and psychological forces that lead the social production of meanings and that of fact, of a certain way, articulate the history. Not only the history of the architecture, but he would say, the history ado.

The form of the architecture, beyond his geometry, comes determined by the demands and the claims of a company, by his bosses, his producers, for his users and for the public, in an inclusive and repressive way simultaneously. The architecture, at least the good architecture, is a collective desire that is imposed. Therefore, on the one hand it is one social structured aspiración, with roots and very deep derivatives, and for other one, always it ends up by excluding an important number of individuals, who far from having inhaled or claimed nothing, are that from one day to the next, the reality has been brutally transformed. Even in those cases where there develop rigorous processes of social interaction, of local dialog or of policies of incorporation in the capture of decisions, the architecture always is imposed, as a species of implacable mallet that transforms a street, makes emerge a square or uncovers a building.

En el contrato ciudadano que de forma implícita todos los individuos firmamos en el instante que tomamos la decisión de formar parte de una sociedad urbana, esa doble cara de la arquitectura, la inclusiva y la impositiva se suscribe también.

Visto así, la arquitectura tiene infinitos puntos de contacto con la realidad, ese sujeto dúctil y maleable de las mil caras, y posiblemente por eso mismo, existe la pulsión de escribir sobre arquitectura, para la arquitectura. Escribir de arquitectura la hace pensalbe, la ordena de forma compleja, la jerarquiza de manera dinámica, la posiciona cerca de sus estímulos, de sus fuentes de alimentación. Puede decirse también que escribir sobre arquitectura organiza una constelación de vectores que la identifican y determinan escenarios perceptibles.

Desde la década de los 60’s, y especialmente en los 70’s y 80’s, la arquitectura intenta hacerse escritura. Al principio reclama ser un lenguaje. Pero un lenguaje es un sistema compartido de preconcepciones y asociaciones construidas. Si aceptamos que cualquier caso individual de un sistema general usa partes de ese sistema para su configuración, sean estos códigos, tipos o estilos, la significación de cada parte, de cada fragmento, está cargada de una cierta ideología. Por tanto cada ejemplo individual de arquitectura es inescapablemente ideológico. Otra discusión es si la condición ideológica ha mutado de ser antiguamente un recipiente cerrado de conceptos y relaciones a contemporáneamente convertirse en una red maleable y abierta de nodos interconectados.

Sea como sea, la arquitectura, y su relato, su traducción pensable en lo escrito, es una compleja madeja de ideas ideologizadas. El cometido de la arquitectura en tanto que escritura, viene a ser la tercera dimensión a medio camino entre el horizonte social de un lenguaje generalista, y la particular y personal profundidad de un código individual.

En cierto sentido la escritura de la arquitectura abre un espacio donde lo ideológico, producto de dentro hacia fuera, y lo lógico, producto de fuera hacia adentro, se encuentran. Sólo así la arquitectura puede aspirar a ser escrutada, reflejada, transgredida y transcender su propia y mera condición física.

Si estas afirmaciones, que voy traduciendo y ampliando libremente del texto antes referido, tienen alguna potencia, esta es la de activar los mecanismos de comprensión de lo que llamamos el acto de proyectar. Toda arquitectura es antes un proyecto de arquitectura. Es decir, toda construcción física en el espacio y en un tiempo determinado, ha sido antes proyectada, construida en la mente, dibujada con unos códigos de representación muy precisos y lanzados, por tanto proyectados, a un futuro próximo, con la esperanza de que se transformen en un cuerpo físico. La escritura de la arquitectura también es en cierta manera una forma de proyectar, de lanzar los porqués de la arquitectura hacia delante. Convertirlos en cabeza de  puente hacia el siguiente hito, dirigirlos hacia el próximo reto. Avanzarlos hasta el siguiente muro conceptual infranqueable.

Quizás por eso, un escrito de arquitectura debería marcar antes un camino y situarse en forma de epílogo, o de afterword, que situarse al principio, en forma de prólogo.

Miquel Lacasta. Doctor arquitecto
Barcelona, octubre 2013

Notas:

1 SYKES, Krista A. Ed, Constructing a New Agenda, Architectural Theory 1993-2009, Princeton Architectural Press, Nueva York, 2010

 

Es cofundador en ARCHIKUBIK y también en @kubik – espacio multidisciplinario. Obtuvo un Ph.D. con honores (cum laude) en ESARQ Universitat Internacional de Catalunya UIC y también fue galardonado con el premio especial Ph.D (UIC 2012), M.arch en ESARQ Universitat Internacional de Catalunya, y se graduó como arquitecto en ETSAB Universitat Politècnica de Catalunya . Miquel es profesor asociado en ESARQ desde 1996. Anteriormente, fue profesor en Elisava y Escola LAI, y también en programas de postgrado en ETSAB y La Salle. Fue arquitecto en la oficina de Manuel Brullet desde 1989 desde 1995.

 

follow me

Filed under: articles, Miquel Lacasta Codorniu

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,