Se buscan esclavos | lavigaenelojo

Hace ya trece años, Massimiliano Fuksas (comisario de la edición de 2000 de la Bienal de Arquitectura de Venecia) lanzó el eslógan «Less Aesthetics, More Ethics» como una proclama de intenciones que apelaba a confrontar estética y ética, a priorizar los valores de la segunda sobre la primera. Una advertencia  que −en aquella época de pujanza y exaltación de los edificios-estrella− disfrazaba de responsabilidad lo que ya entonces, y aún más desde una mirada retrospectiva, no era sino un gesto cargado de oportunismo e hipocresía que sacaba a la palestra esa reivindicación falsariamente, volviéndola una proclama no sólo difusa sino completamente hueca.  Aquella petición de «más ética»,de haber sido auténtica y no meramente estética,  podría haber llevado a tomar conciencia de la necesidad de una revisión y renovación de cada uno de los resquicios de la práctica arquitectónica.

por abcblogs.abc.es

Uno de los problemas más graves de la arquitectura actual es la evidente crisis del concepto de «ética» de muchos de sus protagonistas. Una crisis que ya no sólo ha llevado a muchos a anteponer su egolatría sobre cualquier parámetro de sentido común y rigor profesional, sino que también ha dotado a muchos otros de una ductilidad ideológica que nos ha permitido verles coqueteando con regímenes autoritarios o de muy dudosa catadura mientras proclamaban que su arquitectura era portadora de “aires de democracia y apertura”; colaborando con tramas de corrupción política, a gran escala o a nivel de patético chanchullo; o manteniendo una postura ciertamente ambigua ante las lamentables condiciones de los trabajadores que construyen sus edificios en determinados países.

[...]

Fredy Massad

+ artículo publicado en La viga en el ojo

Archivado en: arquitectos, capturas, ensayo

Tags: , , , , , , , , ,