Laura González Sanz · Diseño de joyas | lalabeyou

Laura González Sanz en Lalabeyou en Madrid

Lalabeyou surge en febrero de 2012 como una galería-taller de joyería comtemporánea. Un espacio de exposición y un lugar para la formación y la creación.

¿Cuál ha sido tu formación y trayectoria profesional previa a Lalabeyou?

Estudié Arquitectura Superior en la universidad Politécnica de Madrid del 95 al 2003. En el 2003 me trasladé a Barcelona dónde estuve trabajando en el despacho de Roberto Suso durante 3 años.

En el 2005 realicé un curso de ceras para fundición a la cera perdida en Barcelona y en el 2006 la Massana Permanent de taller de joyería durante 4 meses.

A la vuelta a Madrid, me inscribí en la Escuela de Artes y Oficios Nº dónde cursé los estudios de Joyería Artística.

En el 2010 aprobé las oposiciones a profesora de proyectos de joyería, y estuve impartiendo clase de Materiales y Tecnología como interina durante el curso 2010-2011

En febrero del 2012 inauguré la galería-taller Lalabeyou, en el madrileño barrio de Chueca. He compaginado el trabajo de arquitecta y diseñadora de joyas hasta la actualidad.

¿Qué te llevó a abrirte camino en el diseño de joyas?

Me encantó la inmediatez del proceso. Cuando diseñas un edificio puede pasar mucho tiempo hasta que lo veas finalmente construido. Una joya puedes diseñarla y realizarla en una tarde, dependiendo claro está, de la complejidad de la misma.

Es un mundo maravilloso para arquitectos impacientes.

Proceso de soldadura de una pieza

¿Te encontraste con muchas dificultades en su puesta en marcha?

La realidad es que fue todo bastante fluido.

Estuve buscando local durante varios meses, sin prisa, y finalmente lo encontré en una de mis zonas favoritas. Tenía poca reforma que realizar y por lo tanto poca inversión económica. Los alumnos fueron llegando rápidamente a través del boca a boca.

¿Consideras que estudiar Arquitectura ha sido un pasaporte fundamental para haber llegado a tu trabajo actual?

Sin duda. La formación de arquitecto me ha dado toda la capacidad para diseñar y componer proyectos, a cualquier escala. La formación de joyero me ha dado la técnica específica del trabajo con los metales nobles.

¿Estás contenta con los objetivos alcanzados?

No puedo estar más contenta. Cada día me levanto con ganas inmensas de llegar a mi local y ver a mis alumnos. No me cuesta nada madrugar, eso lo dice todo,¿ no?

¿Animarías a otros arquitectos a seguir tus pasos? ¿Qué pasos consideras que deberían dar? ¿Cómo completar sus estudios? ¿Qué otros consejos les darías?

Por supuesto. De hecho muchos de mis alumnos son arquitectos. Les animaría sobre todo a lanzarse a la piscina. La formación de arquitecto nos ha hecho unos verdaderos sufridores. Noches sin dormir, proyectos de fin de carrera interminables… Montar un negocio no es para tanto en comparación.

Tenemos la suerte de contar con muchos recursos.

¿Crees que los arquitectos en España deberíamos seguir abriendo nuevas vías de trabajo para salir de la casilla más “tradicional” de proyectar dada la actual situación de la construcción en nuestro país?

Creo que la arquitectura en los próximos años va a dar un giro para adecuarse a la situación actual. Debemos olvidarnos de la obra nueva, y pensar más en la rehabilitación y la intervención en espacios públicos consolidados.

 ¿Qué opinas de los que se han ido a trabajar al extranjero?

Que tiene todo el sentido. Si estás bien formado y hablas idiomas es natural buscar el empleo óptimo para el que estás capacitado aunque no sea en tu país.

Yo de no haber montado lalabeyou, posiblemente también lo habría hecho.

Laura González Sanz · Diseño de joyas | lalabeyou
Dicembre 2013

Entrevista realizada por Ana Barreiro Blanco y Alberto Alonso Oro. Agradecer a Laura su tiempo y predisposición con este espacio.

Archivado en: alberto alonso oro, ana barreiro blanco, baliza

Tags: , , , , , , , , , , , ,

  • Alberto Alonso Oro

    La joyera accidental · HENRIQUE MARIÑO en Público.es

    Laura González (Madrid, 1977)
    decidió reinventarse cuando advirtió que los cimientos de su profesión
    flaqueaban con la crisis. Llevaba diez años trabajando como arquitecta,
    pero los ingresos menguaban progresivamente. “Llegó un momento en el que
    no merecía la pena firmar proyectos de obras pequeñas”, reconoce dos
    años después de dejar atrás el estudio. “Era autónoma, cada vez pagaban
    peor y tenía mucha responsabilidad”. Fue entonces cuando decidió hacer
    de su hobby un medio de vida: la joyería de autor.

    http://goo.gl/RdBWth