La ciudad como laboratorio o el laboratorio para la ciudad | arquine

Herbert A. Simon fue —según se lee en Wikipedia— científico, economista, sociólogo, psicólogo y profesor, cuyos campos de interés iban de la psicología cognitiva a la computación, la administración y la filosofía de la ciencia. En 1975 recibió el premio Turing, por su investigación sobre la inteligencia artificial, y en 1978 el Nobel de economía por su trabajo sobre la toma de decisiones dentro de organizaciones económicas. En 1996 Simon publicó un libro titulado The Sciences of the Artificial. Al inicio, Simon planteó la distinción entre dos ciencias: las naturales y las artificiales. “La tarea central de una ciencia natural es hacer de lo maravilloso un lugar común: mostrar que la complexidad, vista de una manera correcta, es sólo una máscara de la simplicidad; encontrar el patrón escondido en el caos aparente.” Las ciencias naturales se basan en el análisis. Por otro lado, las ciencias de lo artificial son aquellas que permiten, a partir de lo simple, construir sistemas complejos; no son descriptivas como las naturales: no dicen cómo son las cosas sino muestran cómo pueden ser; son, finalmente, sintéticas. La(s) ingeniería(s) y, sobre todo, el diseño, son ejemplos de ciencias de lo artificial —cabe cuidarnos de concebir al diseño sólo como la producción de objetos ornamentales y simbólicos además provistos de una función. Las ciencias de lo artificial producen —casi por evidencia lingüística— artefactos. Un artefacto, explica Simon, “puede entenderse como el punto de encuentro —la «interface» en términos actuales— entre un ambiente «interno», la sustancia y organización del organismo en sí, y un ambiente «externo», el entorno en el cual opera.”

Laboratorio para la Ciudad de México | arquine.com

A partir del párrafo anterior podemos preguntarnos si la ciudad puede entenderse como un artefacto: el artefacto por excelencia: la interface entre el afuera radical —la naturaleza— y un ambiente interno organizado según sus propias reglas y leyes para cumplir con ciertos fines, o si la ciudad es ya, sin otra opción, una nueva naturaleza: el entorno al que a su vez responderán ciertos artefactos.

[...]

Alejandro Hernández

+ artículo publicado en arquine

Archivado en: Sin categoría

Tags: , , , , , , , , , , ,