Arqueología habitacional | arquine

El fenómeno cultural de la ‘customización’, el apropiarse de las cosas o “personalizarlas”, ha sido objeto de estudio durante muchos años. Lo vemos diariamente en objetos que transformamos y reciclamos, entre eficiencia y estética. Si lo extrapolamos al mundo de la  arquitectura esta idea resulta aún más interesante, aunque de intensidad variable: del papel tapiz al piso extra pasando por diversos grados de apropiación. El planteamiento de la arquitectura moderna, como el de un espacio universal a principios del siglo 20 y de manera aún mas común en los años cincuenta en viviendas de Creig Elwood o Richard Neutra entre otros, se transforma hoy en día en la idea de un espacio neutral, vacío, listo para ser llenado. Hay también ejemplos curiosos como la casa electrodoméstica y la Villa Put-away de Peter y Alison Smithson.

por arquine.com

En la primera, arquitectura y enseres son uno mismo, llevando al extremo la idea de que tan sólo estamos de paso por los espacios. Ideas como la comodidad son llevadas al extremo en la creciente publicidad de autos y electrodomésticos.  De la arquitectura industrializada de aquellos espacios “había que extraer la estética concreta relacionada con la técnica de la prefabricación. Ha llegado el momento para que arquitectos y fabricantes aborden el problema desde el extremo opuesto de la escala y hagan que el edificio emane de hábitats vivos y de las necesidades de quienes los ocupan”, evitando así cualquier tipo de ocupación y por ende de modificación. En la segunda,  algunos años más tarde y casi en oposición, la casa almacén, donde todos colectamos, y que da por resultado la necesidad de un depósito, que debe ocupar una tercera parte de la vivienda: el lugar de los objetos que-no-se-usan-ahora-y-que-quizás-nunca-se-vuelvan-a-usar. En última instancia, se trata sobre la domesticación de los espacios.

[...]

Juan Carlos Tello

+ artículo publicado en arquine

Archivado en: capturas, ensayo, vivienda

Tags: , , , ,

  • http://www.facebook.com/people/Ve-Redes/100000442669613 Ve Redes

    Si entramos en un cuarto burgués de
    los años ochenta la impresión más fuerte será, por muy acogedor que
    parezca, la de que nada tenemos que buscar en él. Nada tenemos que
    buscar en él, porque no hay un sólo rincón en el que el morador no haya
    dejado su huella: chucherías en los estantes, carpetas en los sofás,
    visillos en las ventanas, rejillas ante la chimenea […] El interior
    burgués obliga a quien lo habita a aceptar un número altísimo de
    costumbres, costumbres que desde luego se ajustan más al interior en el
    que vive que a él mismo.

    Walter Benjamin